252 personas participan en un ensayo clínico de la Universidad de Antioquia que busca retrasar los síntomas de alzheimer. Los pacientes, entre 30 y 60 años, están sanos, pero son portadores de un gen que los condena a sufrir la enfermedad en algún momento de su vida. El coordinador del grupo de Neurociencia, profesor Francisco Lopera, explicó que los hombres y las mujeres toman un medicamento experimental cada quince días. En cinco años, cuando termine la investigación, sabrán si lograron retardar los graves síntomas de la enfermedad. Para las familias, es un reto cuidar a un paciente de alzheimer. Don Luis Óscar Londoño explicó que su esposa, de 85 años, olvida dónde deja los objetos y el dinero, lo que puede desencadenar en problemas de convivencia. El Grupo de Neurociencia de la Facultad de Medicina identificó 25 familias antioqueñas que portarían un gen que las hace propensas. Al menos, 6 mil de sus integrantes, han sufrido de alzheimer. En la etapa inicial, que dura cinco años, los pacientes pierden la memoria reciente. Después viene la demencia, que es la más grave y dura hasta 15 años. Se pierde la capacidad de reconocer a otras personas, de hacer cálculos matemáticos y hasta la ubicación espacial.