Cargando contenido

Una de las víctimas sufrió lesiones en varias partes del cuerpo.

Drogas
referencial AFP

Autoridades investigan los hechos en los que un bogotano se convirtió en la nueva víctima de las redes de escopolamina en el departamento de Antioquia, esta vez en un bar del municipio de Rionegro.

Esta persona, a quien reservamos la identidad por cuestiones de seguridad, se encontraba con un amigo en el establecimiento nocturno y un hombre se les acercó, muy amablemente les entabló una conversación y les ofreció varios tragos.

En Contexto: En Medellín si hay red dedicada a los "paseos millonarios" con escopolamina, según autoridades

De acuerdo con los relatos, una de estas bebidas fue preparada con el licor que traía de una copa y no de la botella. El sabor del trago estaba raro y eso fue lo último que recuerdan.

Al día siguiente la víctima despertó en un hospital, donde supo que lo drogaron, al parecer con sedante de caballo. Sufrió lesiones en la cabeza que requirieron sutura, le robaron las gafas, el reloj, los documentos, dos celulares y 1 millón 200 mil pesos en efectivo.

"Una persona se me acercó y me dio una sustancia porque anuló mi capacidad de respuesta. Entonces desperté en un hospital con varias heridas. Obviamente me habían robado todo, no les basta con dejarme en este estado, sino que también me lesionaron", señaló.

Este nuevo caso enciende las alarmas en Antioquia por el uso de drogas en hurtos que terminan con la muerte. Por eso el bogotano aseguró que una mujer que lo vio cayéndose y deambulando le salvó su vida.

"Afortunadamente una persona de buen corazón me ayudó y alertó a la Policía del sector. Quiero alertar a la comunidad para que tenga mucho cuidado con este tipo de situaciones", puntualizó.

Lea además: Profesor turco desaparecido en Medellín habría sido escopolaminado

El amigo también fue drogado y despertó horas después en un bus del corregimiento Santa Elena de Medellín. Ambos interpusieron una denuncia en la seccional de Rionegro de la Fiscalía. Los investigadores revisan las cámaras de seguridad para identificar al responsable.

Estos nuevos ataques con escopolamina se suman a los sufridos por el profesor turco, Ramazan Gencay, y el docente universitario Jairo Roldas, quienes desaparecieron y posteriormente fueron hallados muertos por una sobredosis de estas sustancias.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido