Cerca de 20 personas protagonizaron un tiroteo en el Hospital San Francisco de Asís de Quibdó, Chocó,  donde llegó una pandilla de jóvenes del norte de la ciudad, disparando contra los acompañantes de un hombre que estaba siendo atendido en el centro asistencial.

En el intercambio de disparos resultó herida una persona. Cuando las unidades de policía llegaron al lugar, los delincuentes tomaron como rehén a una enfermera, quien minutos después fue liberada por la Policía, así lo confirmó el secretario del Interior de Chocó, Alexander Mosquera.

Según las primeras versiones, solo cuatro de los jóvenes fueron capturados, y  los otros delincuentes lograron huir en lanchas a través del Río Atrato.

La Armada Nacional y la Policía desplegaron un operativo fluvial y terrestre para capturar a los delincuentes, quienes se presumen son miembros de pandillas conformadas por jóvenes desplazados por la violencia.