Cargando contenido

AFP


Cuando cumplió sus 12 años, la española Irene Villa sufrió el horror del terrorismo perpetrado por la ETA, que con un ataque  le arrebató sus dos piernas y tres dedos de su mano izquierda.

A pesar de esto, Irene sobrevivió no sólo porque continuó con sus sueños y se hizo la gran profesional que es hoy sino porque perdonó.

Así lo recomendó a los colombianos en su intervención como broche de oro en el World of Business Ideas (Wobi) 2017, que acogió a más de 700 líderes empresariales en Plaza Mayor de Medellín.



No tirar la toalla es lo que para Irene es lo que permite ir tras los sueños y dejar de ser víctimas.



A pesar de eso, reconoció que nadie le puede pedir a las víctimas que olviden sino perdonar, que es distinto.



En el Wobi, Irene también presentó su “Libroabrazo”, en el que aborda sus experiencias para lograr la resiliencia.