Antes del 2 de octubre, cuando se vota el Plebiscito por la Paz, una delegación de las Farc viajará a Apartadó, Urabá antioqueño, para reconocer públicamente su responsabilidad en la masacre de "La Chinita", ocurrida el 23 de enero de 1994 y donde murieron 35 personas.


Silvia Berrocal, quien regresó de Cuba, aseguró a RCN Radio que llevan 22 años esperando que la guerrilla les pida perdón por la masacre, donde fue asesinado su hijo, de 16 años de edad.


"Ellos van a pedirnos perdón a las víctimas, van a venir acá a reconocer que ellos lo hicieron. Para nosotros eso significa algo muy grande, porque lo hemos venido pidiendo hace mucho tiempo. Es algo muy doloroso. Yo perdí un pedacito de mi vida, pero los  perdoné", señaló la líder.


El frente quinto de las Farc habría atacado a la población civil  en el barrio Obrero, en Apartadó, con el argumento de que estas personas eran integrantes del Ejército Popular de Liberación (EPL), que se había desmovilizado para conformar un movimiento político. Farc reconocerá masacre de La Chinita, Antioquia


El acto de perdón en Antioquia se anuncia un día después de que delegados de las Farc se reunieran con los familias y aceptaran su arrepentimiento por el asesinato de los doce diputados del Valle en junio de 2007.