En Vigía del Fuerte, Urabá antioqueño, 400 personas han sido confirmadas con  malaria este año, siendo las comunicaciones indígenas las más afectadas.  La problemática se agudiza porque el municipio no tiene agua potable.

El alcalde de Vigía del Fuerte, Manuel Enrique Cuesta, explicó que los habitantes recogen agua del río Atrato, el cual viene contaminado de la minería ilegal que se ejerce en municipios chocoanos que están cerca.

"Como no hay acueducto, las viviendas tienen canecas para recolectar agua que sirve para criar a los moscos. El agua que utilizamos es del río Atrato, uno de los más contaminados por la minería", dijo el mandatario.

Cerca de 8 mil 500 personas que viven en Vigía del Fuerte tienen que recolectar la lluvia, ante la falta de acueducto,  lo que genera que el mosquito se reproduzca en aguas estancadas, señaló el alcalde Manuel Enrique Cuesta.

A través de Brigadas de Salud de la Gobernación de Antioquia, se atiende a la población afectada por la malaria en Vigía del Fuerte.

Alerta del Ministerio de Salud

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, reveló en RCN Radio que el incremento en los casos de malaria en zonas como Chocó y el Bajo Cauca antioqueño se debe principalmente al uso del mercurio para la minería ilegal.

Según el alto funcionario, “la malaria en el Chocó se ha vuelto un problema de salud pública y hemos evidenciado una conexión entre minería ilegal y malaria".

Sostuvo que “esta enfermedad había sido controlada en el país, pero el aumento de la minería ilegal reactivó los casos de malaria".

Según cifras del Instituto Nacional de Salud, en lo corrido del año se han registrado 28.514 casos de malaria, siendo Chocó, Nariño, Antioquia, Buenaventura, Guainía y Cauca los departamento que registraron el 92,0 % de estas afecciones.