El mandatario regional hizo un llamado al Gobierno Nacional para que defina la situación de esos terrenos que pertenecen a privados.

Farc
Foto: Cortesía Gobernación de Antioquia

Los excombatientes de las Farc han conformado caseríos en las cinco zonas de normalización que se fijaron en Antioquia como parte del proceso de paz de esa guerrilla con el Gobierno Nacional.

Dentro de esos puntos, construidos en Ituango, Vigía de Fuerte, Remedios, Dabeiba y Anorí, ya sólo quedan 487 exguerrilleros de los 1.148 desmovilizados registrados inicialmente. Los demás han migrado a otras regiones.

Según el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, hay preocupación en esos territorios porque los predios arrendados para ese proceso de desarme y reincorporación, se están convirtiendo en invasiones, pues los excombatientes y sus familiares han construido sus hogares para quedarse viviendo allí.

“Grave porque es un terreno alquilado y el Gobierno no ha dicho nada sobre lo que va a pasar, y de una forma natural se están creando allá unos caseríos, corregimientos y pequeñas comunidades. A la larga esto se va a convertir en una pequeña invasión, porque ese territorio no es propiedad de los que están allá, sino que el Gobierno se los entregó alquilados”. 

De acuerdo con el registro de las autoridades, hay otros ocho asentamientos en Yondó, Dabeiba, Mutatá, Urrao, Vigía del Fuerte y Anorí donde los exmiembros de las Farc armaron sus hogares. Además, unos 187 desmovilizados ya residen en el área metropolitana de Medellín.

El mandatario regional hizo un llamado al Gobierno Nacional para que defina la situación de esos terrenos que pertenecen a privados.

Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido