Durante el juicio a Laura Moreno y Jessi Quintero por la muerte de Luis Andrés Colmenares, el perito español Miguel Cecilio Botello, señaló que la segunda autopsia realizada al cadáver del joven violó los protocolo internacionales. Durante el procedimiento realizado se utilizó un cuchillo de cocina, el cuerpo fue lavado en un piso de tierra y los instrumentos utilizados para análisis fueron puestos en esa misma superficie. La segunda necropsia fue hecha por el forense Máximo Duque por petición de la familia Colmenares. Botello aseguró que dicho procedimiento no solo es incorrecto, sino que además no corresponde con las normas del mismo y pudo contaminar el cuerpo como objeto de estudio. En igual sentido analizó el informe de la primera autopsia y explicó que las causas del fallecimiento son por ahogamiento, al encontrar hongo de humedad en la nariz, además de lesiones en el rostro con fractura en la región frontal. Finalmente el experto refiere que el conjunto de fracturas encontradas en el cuerpo corresponden a un mismo evento, sin embargo, advierte que algunas pudieron haber sido causadas durante el segundo análisis.