El Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, explicó que el elemento más significativo del acuerdo de terminación del conflicto "es la renuncia a la violencia armada y al uso de la fuerza para causar daño al adversario y para sostener el aparato de guerra, en el caso de las Farc". La entidad señaló que remover la violencia armada representa una reducción del riesgo para las comunidades que operan en las diferentes regiones de Colombia, "remover la violencia armada, directamente ligada al conflicto, supone eliminar la violencia de varias regiones en Colombia, y por tanto significa una radical reducción del riesgo para las personas, las comunidades, las instituciones y las empresas que operan en el país". Igualmente el Cerac dejó en claro que "si bien la guerrilla ha demostrado una sustancial disminución de sus acciones unilaterales", algunos hechos como las extorsiones "siguen afectando a la población y por lo tanto son un riesgo para el cumplimiento del cese bilateral". Para el Cerac el cumplimiento de los compromisos de desescalamiento del conflicto por parte de las Farc permiten predecir que habrá un cumplimiento de los acuerdos establecidos este jueves en la capital cubana. "El cese bilateral también demuestra la utilidad de los compromisos de desescalamiento que ha venido cumpliendo las Farc durante los últimos 11 meses. En este período se presentó la mayor -y la más duradera- reducción en la violencia de las Farc en la historia del conflicto. Se puede afirmar que esta demostración de capacidad de comando y control de la violencia por parte de las Farc constituye una base sólida que permite predecir un alto nivel de cumplimiento de los acuerdos", manifestó. Lo que sigue luego del anuncio El Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos prevé una reducción sostenida de la violencia por parte de las Farc, así como otros aspectos que permitirán garantizar la implementación del acuerdo del fin del conflicto. Una de ellas es es que "se dé una reducción gradual de las extorsiones en zonas de presencia histórica de las Farc: el sur del Meta que da entrada a la serranía de La Macarena, el sur del Tolima y el Caquetá. En regiones como el norte andino del Cauca, la costa pacífica nariñense y el norte de Antioquia, las extorsiones podrían disminuir en menor medida, debido a que estas regiones están en disputa con otros grupos armados". Respecto a los combates, el documento del Cerac dice que "es probable que estos disminuyan hasta desaparecer por completo". Y aunque el proceso con el ELN es diferente, la entidad explica que en departamentos donde hacen presencia violenta grupos posdesmovilización paramilitar y esta guerrilla, "se prevé que escale la confrontación violenta, debido a disputas por el control de rentas criminales entre estos grupos". Riesgos para el proceso de paz El Cerac exalta los avances que ha tenido la guerrilla de las Farc y el Gobierno nacional en los diálogos de paz, sin embargo, una vez conocido el anuncio del fin del conflicto, "persiste el riesgo de que otros grupos armados usen la violencia para atentar contra este acuerdo y contra el proceso de paz. En particular, existe la amenaza de que ocurran atentados terroristas o magnicidios". No obstante, se considera que es un riesgo menor pero no despreciable, "en caso de materializarse, tendría el potencial de afectar la implementación de los acuerdos e interrumpir la negociación, para lo cual debe estar preparada la opinión". Defensoría y CIRC exaltan acuerdo entre Gobierno y Farc La Defensoria del Pueblo y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) exaltaron el acuerdo al cese al fuego y de hostilidades bilateral firmado en La Habana, Cuba, por gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc. El CICR manifestó, a través de un comunicado, que "el final de las acciones armadas contribuirá a una mayor eficacia en la implementación de las medidas humanitarias acordadas en el marco del proceso de paz. Tener más y mejores resultados no da más espera".  Por su parte, la Defensoría aseguró que "el organismo humanitario valoró la decisión de las partes, y en particular de la guerrilla para acoger el mandato de la Corte Constitucional respecto a la definición del mecanismo de refrendación del Acuerdo Final, como muestra de respeto por la institucionalidad y garantía para que los ciudadanos decidan si respaldan o no el resultado de este proceso".  El Comité Internacional de la Cruz Roja recalcó su disposición para continuar apoyando a las partes en diálogo en la implementación de las medidas que favorecen, principalmente, a las víctimas del conflicto armado y que se han pactado hasta ahora. Así mismo la entidad recalcó que "esa misma voluntad estará presente cuando se requiera nuestra participación ante nuevos caminos dirigidos a tomar decisiones en favor de las víctimas del conflicto y la violencia armada que aún persiste en Colombia".  Por su parte, el organismo encargado de velar por los Derechos Humanos de los colombianos destacaron "los principios rectores del acuerdo sobre garantías de seguridad, pues estima que para garantizar las premisas de verdad, justicia, reparación integral y no repetición en favor de las víctimas, resulta indispensable asegurar la participación ciudadana, la transparencia, los enfoques diferenciales y de género".  Ambas entidades manifestaron su disposición para continuar apoyando el proceso de paz en la implementación de los acuerdos, principalmente en los temas relacionados con  los Derechos Humanos.