Cargando contenido

Foto cortesía Reficar



El juez 16 de garantías de Bogotá fijó para el próximo 16 de enero la audiencia en la que definirá si envía o no a la cárcel a siete empresarios investigados por su presunta responsabilidad en los hechos que rodearon el desfalco a la Refineria de Cartegena (Reficar).

La reprogramación de la audiencia se presentó luego de establecerse que por ser día festivo en los Estados Unidos el Consulado de Colombia en Houston (Texas) no ofrece servicio, por lo que no se puede comunicar el juzgado con los dos contratistas estadounidenses quienes siguen el proceso penal por videoconferencia.

Al respecto se anunció por parte del despacho que la diligencia continuará el 16 de enero como día hábil en los Estados Unidos, para que los dos excontratistas estadounidenses conozcan la determinación judicial que se adoptará en su contra, así como sucederá con los demás investigados.

La Fiscalía le imputó los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito y falsedad en documento a los siete procesados indicando que participaron en las irregularidades en los contratos.

Durante las diligencias, el fiscal solicitó medida de aseguramiento en centro carcelario para Felipe Laverde Concha, exvicepresidente Ejecutivo del Downstream; Reyes Reinoso Yáñez expresidente de Reficar en 2013; y el estadounidense Massoud Deudehban, ex representante ejecutivo de CB&I.

Así como también elevó petición de detención domiciliaria para Orlando José Cabrales, ex presidente de Reficar en 2009, por su avanzada edad; restricciones para salir del país en contra de Pedro Alfonso Rosales Navarro, y Carlos Alberto Lloreda Silva; como ex miembros de la mesa directiva de Reficar y supuestos responsables de las irregularidades en los contratos, además pidió presentaciones periódicas en el Consulado de Colombia en Houston Estados Unidos, contra el ex directivo de CB&I Philip Kent Asherman.

La diligencia se adelanta en simultánea con conexión en los Estados Unidos en razón a que los dos altos directivos de la compañía Estadounidense CB&I se encuentran en la ciudad de Houston, en relación con las investigaciones por el presunto detrimento patrimonial de la nación en más de 610 mil millones de pesos durante la contratación para las obras de modernización de la Refinería de Cartagena.