Areneros de La Virginia manifestaron estar aguantando hambre, ante la imposibilidad de extraer material de río, por los altos niveles y fuerza de los ríos Cauca y Risaralda. Piden ayuda del Gobierno Nacional. De acuerdo con Carlos Alberto Hernández, arenero de La Virginia, dice que desde hace más de 6 años que no veía el río Cauca con tanta fuerza, situación que tiene a cientos de areneros y personas que derivan su sustento de la extracción de material de río, pasando dificultades. Areneros de La Virginia manifestaron estar aguantando hambre, ante la imposibilidad de extraer material de río, por los altos niveles y fuerza de los ríos Cauca y Risaralda. Piden ayuda del Gobierno Nacional. De acuerdo con Carlos Alberto Hernández, arenero de La Virginia, dice que desde hace más de 6 años que no veía el río Cauca con tanta fuerza, situación que tiene a cientos de areneros y personas que derivan su sustento de la extracción de material de río, pasando dificultades. Sostuvo que la crudeza del clima no solo los tiene afectados económicamente, pues cientos de areneros y sus familias están alojados en los 16 albergues instalados por la administración municipal, pues las aguas también llegaron a las viviendas para acabar con lo poco que queda. "Con esta situación es que queda duro hasta ganarse uno 4000 pesitos. Nosotros estamos prácticamente aguantando hambre y por partida doble pues nosotros vivimos en La Virginia donde las aguas también nos tiene afectados", dijo el Ciudadano. Adriana María Torres, otra de las ciudadanas afectadas y esposa de un arenero, sostuvo que están acudiendo al reciclaje para tratar de llevar algo de comer, pues a la falta de trabajo, se suma el grave estado de salud, por ello pidió que llegaran hasta su vivienda para que su esposo fuera ayudado, quien además de la dificultad de las aguas en esta localidad estaba seriamente enfermo.   Sostuvo que la crudeza del clima no solo los tiene afectados económicamente, pues cientos de areneros y sus familias están alojados en los 16 albergues instalados por la administración municipal, pues las aguas también llegaron a las viviendas para acabar con lo poco que queda. "Con esta situación es que queda duro hasta ganarse uno 4000 pesitos. Nosotros estamos prácticamente aguantando hambre y por partida doble pues nosotros vivimos en La Virginia donde las aguas también nos tiene afectados", dijo el Ciudadano. Adriana María Torres, otra de las ciudadanas afectadas y esposa de un arenero, sostuvo que están acudiendo al reciclaje para tratar de llevar algo de comer, pues a la falta de trabajo, se suma el grave estado de salud, por ello pidió que llegaran hasta su vivienda para que su esposo fuera ayudado,  quien además de la dificultad de las aguas en esta localidad estaba seriamente enfermo.