Cargando contenido

Molina Trujillo fue atacado a bala por sicarios en su casa del barrio La Aurora, en la localidad de Usme, el sábado en la noche.

Según las autoridades, horas antes el funcionario había sido agredido con huevos y materia fecal en el llamado sector de El Bronx, donde desarrollaba su trabajo desde hacía 14 años, tras su rehabilitación como drogadicto.

El secretario distrital de Gobierno, Guillermo Alfonso Jaramillo, dijo que se continuará con más contundencia en "la lucha contra el narcotráfico y microtráfico en el Bronx, y en toda Bogotá".

Agregó que "a los consumidores hay que ayudarlos para que no queden en las manos de quienes los utilizan como esclavos".

"No le vamos a entregar un centímetro de lo que hemos hecho en el Bronx a las mafias", enfatizó Jaramillo

Señaló que "se va a continuar trabajando con la Policía en el rescate de ese sector y darle dignidad a sus residentes a través de asistencia médica, psiquiátrica, psicológica, odontológica, restaurante y jardín".

Por su parte, el secretario de Integración Social, Jorge Rojas, aseguró que el Bronx no será demolido, como ocurrió con la "calle del cartucho" y dijo que se trabajará intensamente para dignificar a los habitantes de la calle y quitárselos a la mafia.

Ratificó que se están adecuando edificios que debe entregar la Dirección Nacional de Estupefacientes, para dotar albergues con duchas y baños, nutrición y entre otros, destinados a personas que tienen problemas de adicción, pero pidió a toda la comunidad apoyo, porque dijo que este problema sólo podrá ser solucionado con la ciudadanía ya que la lucha contra el narcotráfico fracasó en el mundo.