http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/PaulaMoraPapaFrancisco1Agosto.mp3

En la cena del papa Francisco con 13 jóvenes del mundo en Polonia se habló de la música de Wagner; se confirmó la visita del pontífice a Colombia y se destacó la comida polaca. Una colombiana que formó parte del encuentro contó a RCN Radio los detalles del momento que compartió con el líder de la iglesia católica.

Paula Andrea Mora es la protagonista colombiana en la Jornada Mundial Juvenil que se llevó a cabo en Polonia, pues fue la única representante de nuestro país que logró almorzar y ser confesada por el Papa Francisco.

“Nos dieron una oportunidad y fue el sábado, estábamos nerviosos, no sabíamos qué decir, él es muy sencillo, rompió el hielo y dijo: hablen que quiero hablarles. Fue un encuentro en realidad muy familiar, fue como el papá”, aseguró Andrea.

Al evento privado asistieron 13 jóvenes de todos los continentes entre ellos 3 polacos, 2 africanos, 1 de Costa Rica, Brasil, Canadá, Ucrania, Rusia, entre otros representantes.

“Se siente cómodo hablando en español, la mayor parte se llevó en italiano y había un sacerdote traductor en inglés”, dijo la colombiana a RCN Radio.

Durante la conversación se habló sobre el gusto musical del papa Francisco quien admira la música del italiano Richard Wagner, así mismo, dio su opinión sobre la condición de los presos y afirmó que él tiene la misma condición humana por lo que le es difícil juzgarlos.

El menú del almuerzo, según Andrea, fue sencillo, comieron una pasta polaca parecida a los raviolis llamada pierogi; también hubo carne y vino.

Pero el mejor momento para ella fue cuando confirmó su visita a Colombia: “Le preguntamos que cuáles eran sus próximos viajes y le pregunté: ¿lo estamos esperando? Y dijo: si, el próximo año para Latinoamérica es para Colombia. Y me dijo, nos vemos en Colombia el próximo año”.

El Papa Francisco siempre ha sido caracterizado a nivel mundial por su sencillez y fue Andrea quien confirmó esa cualidad que se vio representada en la comida que ofreció y en su paciencia para hablar con cada uno, incluso, en el momento de pedirle fotografías que no tuvo ningún problema en tomarse una con cada joven, sin afanes.

Paula Andrea Mora es colaboradora de la diócesis de Pasto y desde hace varios años ha colaborado en la catequesis para los jóvenes, sin embargo, la noticia del encuentro con el Papa la tuvo desde el pasado 8 de julio, pero no lo había desvelado porque era una exigencia del Vaticano.

“Es una bendición grande, un compromiso con la iglesia de trabajar, de seguir sirviendo, de haber aprendido como el siempre lo dice, él nunca se olvida de dónde viene, el compromiso como cristianos es seguir sirviendo en el mundo, poder servir y ser protagonistas de la transformación de la sociedad”, concluyó Andrea quien afirmó que el Papa pidió oración por él para seguir en el pastoreo de la iglesia católica.