El vicepresidente de la República, general (r) Óscar Naranjo, se pronunció frente a la difícil situación de orden público que atraviesan poblaciones como Tumaco, Magüí y Roberto Payán, en el Pacífico Sur, y señaló que no cesarán las intervenciones militares y sociales del Gobierno nacional, las cuales él mismo encabezará.

Naranjo dijo que asume toda responsabilidad política si llega a fracasar esta intervención, con la que hacen frente a los diferentes grupos criminales que operan en la zona y se disputan las rentas del narcotráfico.

“El acercamiento con las autoridades de esta región ha sido constante, estamos al tanto de sus problemáticas y amenazas y desde allí elaboramos un plan de acción, del cual estoy seguro que dará resultados y asumo la responsabilidad de cualquier fracaso”, dijo el vicepresidente.

El general Óscar Naranjo también respondió al reciente pronunciamiento de la ONU sobre la situación de los líderes sociales en el país y manifestó que siempre han sido aliados de esta organización para la protección de los Derechos Humanos, con la que se han esforzado para lograr la paz de Colombia.

“Aquí no se trata de entrar en disputas y conflictos, hubo un llamado, una advertencia, que por supuesto estamos escuchando y desde allí tengan la certeza de que no abandonaremos a los líderes sociales, ya que somos conscientes de las amenazas que enfrentan”, dijo Naranjo.

El vicepresidente de la República se reunió con los alcaldes de los nueve municipios que forman parte de la región del Pacífico Sur, a quienes presentó el nuevo plan de seguridad del Gobierno para sus regiones que será coordinado desde Tumaco.