Aunque el Senado de la República aprobó a finales de mayo, en segundo debate, un proyecto de ley con el que se pretende sancionar a los congresistas ausentistas, la iniciativa ya está prácticamente hundida por falta de tiempo.

El próximo martes 20 de junio los legisladores saldrán a vacaciones y en una semana la Cámara de Representantes no podrá darle trámite en tercer y cuarto debate a esta propuesta.

El senador Alfredo Ramos, autor del proyecto, afirmó que “faltando una semana y con la velocidad en que funciona el Congreso, es muy difícil que se apruebe y el 20 de junio este proyecto definitivamente se va a archivar”.

“Vamos a presentar nuevamente un proyecto contra el ausentismo que mejore la imagen del Congreso, que haga una reforma interna, que muestre una disposición real de cambio frente a la confianza que hay de los ciudadanos sobre su cuerpo legislativo. La idea es que sancione más drásticamente el ausentismo parlamentario”, indicó.

El proyecto plantea descuento de salarios a los congresistas que no asistan a las sesiones sin justificación y también sanciones para los ministros que se nieguen a acudir a los debates de control político.