La Secretaría de Salud de Bogotá advirtió que durante la temporada vacacional de fin de año al menos 14 menores han resultado lesionados por derrame de líquidos calientes. De acuerdo con el doctor Luis Veleño, director de gestión del riesgo de la Secretaría de Salud, se presentó un leve aumento con respecto a la cifra del año pasado, cuando se registraron 10 casos. "La Secretaría de Salud continúa alertando a la comunidad para que se eviten accidentes en los hogares con las quemaduras que se producen por líquidos calientes", dijo Veleño. Indicó que "estos hechos se presentan principalmente en las cocinas de cada uno de los hogares, cuando los menores acceden a las mismas por descuidos de los padres mientras se está preparando algún tipo de alimentos". En ese sentido el funcionario señaló que los padres de familia deben estar muy pendientes de no dejar las estufas prendidas para evitar dichos accidentes. "Esas circunstancias propician que los menores terminen quemados por efecto de estos líquidos y por eso le recomendamos a los padres que restrinjan el acceso de los menores a la cocina y alejen a los niños mientras se preparan alimentos", manifestó. El doctor Veleño aseguró que si se presenta este tipo de lesiones se debe lavar la quemadura con abundante agua e informar inmediatamente a la línea de emergencia 1, 2, 3. "No se debe permitir que los niños y niñas jueguen sobre sillas mesas o muebles y tampoco dejar armarios o cajones abiertos para facilitar que ellos accedan a este tipo de líquidos", sostuvo. Por último el doctor Veleño señaló que "en caso de que se presenten estas quemaduras se debe informar a la línea de emergencia del Distrito para que la situación se maneje de manera inmediata".