Cementerio de Sasaima. Foto: Gobernación de Cundinamarca

En Cundinamarca se activó el Sistema Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres, para atender las diferentes situaciones por deslizamientos e inundaciones, derivadas de esta segunda temporada de lluvias; a través del Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca (ICCU), en coordinación con las Alcaldías municipales, se ha trasladado maquinaria especializada para la remoción de tierra y escombros en diferentes puntos del territorio. Afectaciones en Sasaima Las autoridades reportaron deslizamientos por fuertes lluvias e inundación en el barrio San José. Hasta el momento, se habla de 15 personas afectadas, cuatro familias damnificadas e igual numero de viviendas averiadas, una de ellas evacuada por alto riesgo. Una vía que conduce a zona rural se encuentra obstruida, y también se registran daños por lodo en el cementerio municipal. En Vergara Se reportan deslizamiento por fuertes lluvias con afectación de dos viviendas en la vereda el Zancudo y dos en el corregimiento de Flandes. Cerca de 15 personas damnificadas con pérdida de cubiertas, muebles y enseres. Entre tanto, en Albán, se han presentado deslizamiento por lluvias en la vereda Guayacundo Bajo, con afectación de una vivienda por pérdida de muebles y enseres, y en la vereda Namay Bajo, deslizamientos sobre una quebrada ocasiona represamiento de lodo. La Empresa Públicas de Cundinamarca (EPC), atiende colmataciones en la red de alcantarillado con equipo succión y presión en los municipios de Facatativá, Albán y Fomequé, además se han dispuesto de puntos de hidratación con carrotanques, por desabastecimiento de agua en los municipios de Gachetá, Venecia y Chipaque.