Luego de presentarse más de cinco deslizamientos de suelo y material vegetal entre el sector el corcovado y el Picacho, las autoridades en Santander emitieron una alerta teniendo en cuenta que las fuertes lluvias que se han registrado en el departamento han generado afectaciones en varios tramos viales de la región. El secretario de Infraestructura de Santander, Mauricio Mejía señaló que "en términos generales está garantizado el paso vehicular por las vías secundarias del departamento, con algunas restricciones, por ejemplo en la vía Galán – Zapatoca por el desbordamiento de la quebrada la Honda generó una avalancha sobre la vía que dificultó el paso". “De igual manera hay complicaciones viales en la vía San Gil – Charalá, Curos – Málaga que se encuentra con restricción en el Km 86 y en los municipios de Santa Bárbara, Galán, Charalá y Simacota hay retroexcavadoras y se están realizando dragados en sectores que las quebradas han afectado, llevando a su paso, rocas, lodo, material de arrastre a las vías de ingreso de los municipios” agregó el funcionario departamental. “El banco de maquinaria esta en algunas provincias y algunos municipios, y lo que se pretende es atender de manera inmediata estas complicaciones viales en las localidades anteriormente mencionadas” indicó Mauricio Mejía. En los tramos viales que están a cargo de concesiones por el orden Nacional deben garantizar y habilitar el paso vehicular en la zona. Ríos  Por crecientes súbitas en los ríos Carare, Lebrija, Suarez y Opón se emitió una alerta Naranja por parte del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM. Durante esta semana se mantendrá este nivel de alerta teniendo en cuenta los altos niveles de los ríos consecuencia de las lluvias, por tanto es necesario según el IDEAM que las comunidades de los municipios como Cimitarra, Chima, Sucre, Guacamayo, Charalá, Encino, Coromoro, Sabana de Torres y Simacota en Santander mantengan atento seguimiento al comportamiento de los niveles. Igualmente  se recomienda especial atención por parte de los pobladores de las zonas ribereñas bajas.