Foto: Suministrada a RCN Radio

Pese al temor que sienten las comunidades indígenas que se han desplazado de sus tierras ancestrales en límites entre Risaralda y Chocó, por presencia de grupos ilegales en sus zonas, desde la Gobernación de Risaralda y la Alcaldía de Pueblo Rico se les solicitó a las familias desplazadas que regresen a sus territorios. El Secretario de Gobierno del Departamento, Julio César Londoño, manifiesta que se han tratado de agilizar las ayudas comunitarias y la alimentación de los indígenas desplazados, y que a las autoridades regionales les preocupa esta problemática, donde la salud de algunos desplazados está comprometida. "Con la alcaldía de Pueblo Rico hemos tratado de agilar las ayudas humanitarias, la comida y unas carpas para los desplazados", agregó el funcionario. A pesar de la preocupación expresada por el Secretario de Gobierno del Departamento, el mismo funcionario manifiesta que bajo la protección de los organismos de seguridad el Estado, solicitaron a las comunidades indígenas que retornaran a sus tierras. "En una reunión que tuvinmos con los gobernadores les solicitamos el regreso a sus resguardos. Tenemos un pelotón adicional del Ejército custodiando el lugar y están dadas las condiciones para que las comunidades indígenas vuelvan a sus lugares de origen", precisó Londoño. En igual sentido y desestimando el informe de alerta temprana de la Defensoría Nacional del Pueblo, que precisamente advirtió lo que está pasando ahora en esta zonasobre presencia de guerrilla y otros grupos armados ilegales, el funcionario desmintió las versiones que han circulado en los medios de comunicación sobre esta presencia de grupos ilegales. Sin embargo, en otro aparte de su declaración dada a los medios, reconoce las versiones entregadas por los indígenas desmovilizados, las cuales coinciden con declaraciones de la Octava Brigada del Ejército y la Policía Departamental en torno a la presencia esporádica de algunos frentes de la guerrilla del ELN. De todas maneras, las familias indígenas desplazadas no han acatado la sugerencia de las autoridades regionales de regresar a sus tierras y continúan refugiadas en una carpa a bordo de carretera en el sector de Guarato donde esperan ayudas humanitarias del Municipio de Pueblo Rico, que desde el miércoles de la semana pasada no han llegado.