Foto referencial de Ingimage

La decisión la adoptó la Corte Constitucional tras dejar en firme un artículo del Código Civil.   La Sala Plena de la Corte Constitucional dejó en firme una norma que establece los parámetros para las personas que consideran que están en sus últimos días y quieren como última voluntad contraer matrimonio con su pareja. La decisión fue adoptada por el alto tribunal, tras analizar una demanda contra el artículo 136 del Código Civil, que advierte el inminente peligro de muerte para casarse denominado efectos del matrimonio 'in extremis'. "Cuando alguno de los contrayentes o ambos estuvieren en inminente peligro de muerte, y no hubiere por este tiempo de practicar las diligencias de que habla el artículo 130, podrá procederse a la celebración del matrimonio sin tales formalidades, siempre que los contrayentes justifiquen que no se hallan en ninguno de los casos del artículo 140, es decir, las nulidades matrimoniales", señala la norma. La Corte Constitucional dejó en firme este artículo advirtiendo además que los efectos del matrimonio 'in extremis' estarán vigentes sólo durante 40 días. "Si pasados cuarenta días no hubiere acontecido la muerte que se temía, el matrimonio no surtirá efectos, si no se revalida observándose las formalidades legales". Con esta decisión la Corte Constitucional avaló la última voluntad que han tenido miles de personas cuando por enfermedad o diferentes situaciones consideren que está cerca su muerte y quieren contraer nupcias con su último amor.