Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Baja percepción de inseguridad pero crece preocupación por el hurto en Bogotá

El hurto a personas sigue siendo el delito que más preocupa a los bogotanos, aunque la percepción de inseguridad entre los ciudadanos disminuyó en el último año, revela la encuesta sobre "Percepción y Victimización 2014", publicada por la Cámara de Comercio de Bogotá.

Según los datos del sondeo, el 43% de los consultados (9.527 personas durante los fines de semana de los meses de junio y julio de 2014) señaló que la percepción de inseguridad aumentó en Bogotá, durante el primer semestre de este año.

No obstante, la cifra es menor a la registrada en el mismo período del año pasado, cuando fue del 47%.

Sobre este punto, el 51% de los encuestados responsabilizó de la inseguridad en la ciudad a la presencia de grupos de delincuencia común y pandillas.

Otros datos revelados por el documento precisan que el 35% de los ciudadanos manifestó que el hurto sigue siendo el delito que más les preocupa.

Incluso, identificaron el transporte Público (55%), las calles (45%) y los parques (43%), los lugares donde hay más percepción de inseguridad; asociados con la falta de iluminación.

Un muy bajo porcentaje de los encuestados (sólo el 17%) manifestó que el sistema Transmilenio es seguro, al que asocian con atracos (38%) y mucha congestión (18%).

En contraposición, el servicio de taxis fue calificado como el más seguro por los encuestados (57%), pues destacan el nuevo uso de las aplicaciones móviles para solicitar un servicio.

Víctimas directas de violencia

Según la encuesta de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 12.6% de los encuestados indicó haber sido víctima directa de un delito durante este año en Bogotá.

Los niveles más altos de victimización directa se registraron en las localidades de Usaquén (18%), Santafé (17%), y Tunjuelito (17%).

El sondeo indicó que el 73% de esas víctimas directas fueron afectados por hurto; el 44% ocurrió con violencia. Además, aumentó el uso de armas de fuego y se pasó del 19% al 28%.

Los celulares siguen siendo los objetos más robados, con un 34% y, según el sondeo, las modalidades de fleteo y paseo millonario aumentaron del 4% al 15%.