Virginia Luna es una abogada argentina que está en Colombia para buscar mujeres afectadas por los implantes Poly Implant Prothese (PIP) tras haber sido víctima de este flagelo e iniciar un movimiento para alcanzar a mujeres de todo el mundo. En 2010, el Gobierno francés descubrió que los implantes mamarios (PIP) fueron fabricados con silicona industrial por lo que eran incompatible para uso humano por lo que las mujeres que se los habían implantado debían retirárselos. "Nosotros tenemos un sistema bastante sencillo, trabajamos con estructura internacional muy grande y tenemos un sitio en Internet donde las mujeres registran su documentación correspondiente a su estado de portadoras de P y p o exportadoras y nosotros podemos agregarlas a los grupos de demandantes, es bastante sencillo, es necesario que puedan acreditar que tienen o tuvieron estos implantes independientemente de que hayan tenido algún daño" dijo Luna. La abogada explicó que la justicia francesa dio plazo hasta septiembre de este año para que nuevas mujeres víctimas de estos implantes reciban inicialmente 3 mil euros de indemnización, por lo que está haciendo un nuevo grupo de afectadas para hacer valer sus derechos.