Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Corte ordena al Inpec evitar tratos denigrantes a niños que visitan cárceles

Foto: Referencial AFP



La Corte Constitucional le ordenó al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario que revise los protocolos de seguridad que se aplican a los menores que quieren visitar a sus padres en las cárceles del país.

RCN Radio conoció que de acuerdo con esta sentencia de la Corte Constitucional no puede haber traumatismos y no se puede atentar contra la vida digna de los menores que ingresan a las cárceles para visitar a sus padres privados de la libertad.

“El procedimiento de seguridad exigido para un niño no debe, de manera alguna, imponer un tratamiento o una exigencia superior a la que se les demanda a los adultos sino que, por el contrario, debe procurar dársele a los niños un trato acorde con el estado de indefensión en el que se encuentran, evitando el uso de lenguaje tosco, de gritos o de cualquier otro componente que, maximice el impacto, de por sí ya causado con su ingreso a un ambiente tan fuerte como lo impone los establecimientos carcelarios del país”, señala la sentencia.

Esta decisión fue adoptada por la Corte Constitucional al fallar una tutela en la que si bien niega la permanencia de una menor de 3 años con su madre en la cárcel, advirtió sobre las formas que implementan las autoridades penitenciarias para el ingreso de esta niña al centro de reclusión.

Dentro de la tutela se advirtió que la menor fue sometida a requisas rigurosas en donde hasta la desvisten completamente para que puede posteriormente ingresar a ver a su madre bajo la supervisión una trabajadora social del ICBF.

Para la Corte “el imponer controles de revisión desproporcionados y denigrantes supone un impacto negativo mayor en el niño, en su desarrollo, en su dignidad y en su integridad”.

Ante este hecho la Corte Constitucional con ponencia del magistrado Gabriel Eduardo Mendoza advirtió que debe haber un informe a un juez de la República sobre los protocolos aplicados cuando se trate de la menor “de forma tal que el procedimiento respectivo evite exponerla a situaciones invasivas o mortificantes que la desestabilicen o le generen traumas”.