Como una completo desorden calificó el presidente de Camacol Risaralda, Juan Alejandro Ángel, el limbo en el que se encuentra el Instituto Geográfico Agustín Codazzi. Desde la Cámara colombiana de la construcción elevó el llamado urgente para que se defina el direccionamiento de este organismo. De acuerdo con Juan Alejandro Ángel, presidente de Camacol Risaralda, la falta de direccionamiento del IGAC, especialmente frente a la actualización catastral, tiene en serios aprietos al sector de la construcción en el departamento, situación que podría fomentar construcciones ilícitas y perjuicios para el sector de la vivienda. "Estamos muy afectados todos con el problema del IGAC, es una vagabundería lo que sucede en esta entidad, la cual está muy atrasada en cuanto a catastro y que afecta alas personas que  han comprado vivienda, también al municipio  que no puede cobrar lo que debe ser y a los constructores  los tiene súper afectados", dijo el Presidente de la junta directiva de Camacol Risaralda. Precisó el Representante gremial, que hay casos de constructores que no han podido escriturar lo que hace 5 años entregaron y vendieron.  Sostuvo que la politización al interior del IGAC es tan grave que el municipio va a tener que pensar en montar un catastro propio.  Al tiempo, el directivo se refirió a la falta de control que existe también en las ciudades a lo correspondiente con control físico y construcciones, donde existen los elementos pero  no se estaría haciendo lo suficiente. "Sí lo tenemos y la ciudad tiene las normas, pero la gente se las brinca y no se aplican las normas regulatorias que son las que finalmente ayudan para que las  personas no lo vuelvan a hacer.  Esto se hace necesario de lo contrario vamos a tener problemas a futuro", puntualizó el presidente de la junta directiva de Camacol Risaralda.