Foto: cancilleria.gov



El gobierno colombiano respondió nuevamente y con dureza a Venezuela sobre los señalamientos que se están haciendo desde el gobierno vecino, culpando a Bogotá de la crisis fronteriza y de incumplir los acuerdos que se habrían logrado en la reunión de las Cancilleres, la semana pasada en Cartagena.

La canciller María Ángela Holguín dijo que no es cierto que en el encuentro que sostuvo con la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, hace unos días, se haya firmado un documento de seis puntos como condición para abrir la frontera.

En este sentido, Holguín desmintió al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien dijo que en la reunión que sostuvieron ambas ministras en Cartagena "quedó un documento con seis puntos".

La Ministra de Relaciones Exteriores explicó que en esa reunión Venezuela "no entregó ni un solo documento por escrito", al mismo tiempo que aseguró que se tocaron cuatro temas en específico.

"Venezuela nos pidió cuatro puntos y no seis -que fueron- control de los paramilitares, contrabando, control de la moneda en la frontera y medios de comunicación", sostuvo la Canciller.

Holguín dijo que "por abrir una frontera, Colombia no puede negociar los valores, creencias y modelos económicos y políticos que el país decida".

La funcionaria aseguró que en el tema del paramilitarismo, Venezuela ha cancelado cerca de 15 reuniones con Colombia desde el año 2014, por lo que es muy "difícil" combatir a estos grupos ilegales sin la cooperación del país vecino.

Al igual que el anterior tema, Holguín aseguró que en el contrabando Venezuela no ha mostrado su disposición de colaborar para combatirlo.

La Ministra de Relaciones Exteriores reveló que Venezuela le pidió mayor control a los medios de comunicación colombianos, a lo que le dijo que "en el país hay libertad de expresión".

Holguín reiteró al gobierno del presidente Nicolás Maduro que el país continuará respaldando a las personas que han sido deportadas desde Venezuela y aclaró que "vamos a hacer respetar a los colombianos".

“Nosotros (Colombia y Venezuela) ya habíamos trabajado, desde hace tres meses, sobre el tema de deportados, de cómo se debe respetar no solamente la ley internacional, sino también la misma ley de extranjería venezolana”, dijo la Canciller.

Y, agregó: "Le reiteramos (Presidente de Venezuela), nosotros vamos a hacer respetar a nuestros colombianos, a los colombianos no los van a tratar como si no tuvieran un país que los defiende".