Los capturados venían exigiendo la suma de 3.000 Millones de Pesos.

Agentes del CTI Cundinamarca detuvieron al juez Único Penal de Fusagasugá, Germán Javier Giraldo Herrán, y al litigante William Fabián Banoy Escobar cuando concretaban un soborno por 900 millones de pesos que le exigían al abogado César Augusto Moya. El procedimiento se cumplió este viernes en el parqueadero de la Clínica Colombia en inmediaciones de Ciudad Salitre, a corta distancia del Búnkuer de la Fiscalía. En el video, entregado por las autoridades, se aprecia el momento en que los investigadores abren una maleta que minutos antes había recibido el juez y en la que se transportaba el dinero. [video width="640" height="352" mp4="http://www.rcnradio.com/wp-content/uploads/2017/11/vIEDO-cAPTURA.mp4"][/video]   Según el CTI, “el proceso que pretendía arreglar de manera fraudulenta el Juez capturado este sábado, corresponde a una investigación en donde se le imputa al denunciante el CONTRATO SIN CUMPLIMIENTO DE REQUISITOS LEGALES Y PECULADO dentro del contrato de prestación de Servicios Profesionales (…) suscrito entre el señor Moya y la Universidad de Cundinamarca y en donde el valor del contrato fue pactado en el 10% de honorarios sobre el cobro judicial, obteniendo como resultado la recuperación de ciento cincuenta y tres mil millones de pesos ($153.000.000.000) para la Universidad de Cundinamarca, dinero que le adeudaba la Gobernación departamental por concepto de la Ley de Educación Superior”. El operativo se produjo por la denuncia de Moya quien manifestó que estaba siendo extorsionado de manera permanente por el Juez Penal del Circuito de Fusagasugá y el abogado, quienes le venían exigiendo la suma de 3.000 Millones de pesos por arreglarle el proceso que tenía en su contra y que era de conocimiento del citado juez. Además del juez Giraldo Herrán, también fueron capturados William Fabián Banoy Escobar (Abogado), Aldemar González Ortega (Ex –Policía Pensionado del Gaula), y Wilson German Espinel Sánchez por los delitos de extorsión y concusión. Los aprehendidos en flagrancia, fueron presentados y acusados ante el Juez 12 de Garantías en la unidad de Paloquemao.  Tanto el juez Germán Javier Giraldo como el abogado William Fabián Banoy aceptaron cargos por los delitos de concusión y les fue dictada medida de detención domiciliaria.