Cargando contenido

Octavio Collazos Calderón, vocero de los campesinos, dijo que la fuerza pública no hizo diferencia entre los manifestantes y los habitantes de los barrios Los Ángeles y Prados del Norte de Florencia, y lanzaron gases de manera indiscriminada contra niños y adultos que se encontraban en el lugar.

Agregó que pese a que los campesinos se replegaron hacia la montaña, los uniformados mantuvieron la persecución poniendo en arriesgo la vida de los manifestantes.

Unidades del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) iniciaron el desbloqueo de las principales vías de ingreso a Florencia, afectadas desde hace nueve días por el paro agrario.

Florencia se encuentra bajo estrictas medidas de seguridad, como la ley seca y la prohibición de parrilleros hombres en las motos, además de la suspensión de actividades académicas en instituciones públicas hasta el próximo viernes.

El secretario de gobierno de Florencia, Eduardo Manjarrés, afirmó que "la situación es crítica. Ya completamos nueve días de bloqueos en las vías principales, en las carreteras que comunican con el centro del país, así como las que comunican al norte y sur del departamento".

El funcionario alertó que no sólo está bloqueada Florencia sino todo el departamento, y que a pesar de que llegó un avión con provisiones principalmente para la ciudad, la situación por desabastecimiento en los municipios alejados de la capital es crítica.

El funcionario hizo un llamado al Gobierno Nacional para que se atiendan los reclamos de los cerca de 5 mil campesinos que mantienen las protestas en el departamento.

"La Alcaldía ha estado muy pendiente de que el Gobierno escuche a los campesinos, pero hasta el momento no ha habido respuesta. Ellos han manifestado que si no hay respuesta del Gobierno seguirán los bloqueos", explicó Manjarrés.

Las solicitudes de los campesinos están relacionadas con el precio de los insumos, el estado de las vías, y mayor atención en temas de salud y educación para el departamento.

Argumentando que están trabajando a pérdida porque no hay movilidad en la capital del Caquetá, los propietarios de buses, busetas y colectivos decidieron guardar sus vehículos hasta nueva orden.

En las dos plazas de mercado comienzan a escasear muchos productos de la canasta familiar, lo mismo que la gasolina.

Crisis sanitaria

Entre tanto, la crisis sanitaria se agravó este martes en Florencia por el represamiento de unas 900 toneladas de basuras en las calles de la ciudad, como consecuencia de las restricciones de movilidad por el paro agrario.

A pesar de que después de la realización de un consejo de la gestión del riesgo, la alcaldesa de Florencia, María Susana Portela, estableció el uso de un terreno ubicado en las afueras de la ciudad para depositar las basuras represadas, un grupo de habitantes se opone a esa medida al considerar que contamina el sector.

"No estamos de acuerdo porque hay un grupo de personas reubicadas por la ola invernal y ahora la señora alcaldesa nos quiere traer esta basura", afirmó Julieta Cardona, líder comunal de esa zona de la ciudad.

"No estamos dispuestos a aguantarnos ese olor", anotó Cardona.

El personero de Florencia, Héctor Mauricio Cuéllar, había indicado que la recolección de los residuos comenzaría luego de que la Corporación Autónoma de la Amazonía inspeccionara el terreno establecido para depositar las basuras y avalara su utilización.