El debate sobre justicia transicional, que se realizó este martes en Plenaria del Senado, se desarrolló en medio de críticas, cuestionamientos, exigencias y tensiones por los acuerdos logrados en La Habana entre el Gobierno y Las Farc. Este cara a cara dejó entrever una vez más el descontento de algunos sectores frente al texto del acuerdo logrado en La Habana, con relación a este punto de justicia. Durante su intervención en la plenaria del Senado, el procurador Alejandro Ordóñez hizo duras críticas al acuerdo de justicia transicional e insistió que el Gobierno debe revelar el texto completo de lo pactado. "Esto es una comedia, una caricatura, es lo que se llama penas simbólicas", afirmó vehemente el jefe del Ministerio Público. Sin mencionar al fiscal general de la Nación, el procurador Ordóñez también denunció que "algunos sectores quieren convertir este acuerdo en un mecanismo de venganza". Dijo además que esa "venganza no sólo podría afectar al expresidente Uribe, sino también al presidente Santos", que según como se ha planteado, podría ser investigado por los falsos positivos ocurridos cuando fue Ministro de Defensa. Afirmó que el comunicado sobre el acuerdo de justicia transicional "es confuso, pero lo deja aún más confuso la contradicción de quienes explican", ya que para él hay contradicciones entre el presidente Santos, Manuel José Cepeda y "algún funcionario que investiga" (refiriéndose al fiscal) y del expresidente de la Corte Juan Carlos Henao. Ante este panorama, el Jefe del Ministerio Público insistió en que se debe revelar el texto completo del acuerdo de justicia. "No lo escondan más", dijo. Para el funcionario judicial, el acuerdo de justicia transicional tiene cuatro problemas serios: 1. Habrá una falsa sanción a los responsables de crímenes atroces. 2. La amnistía estará atada al delito político. 3. La negociación que se hizo con las Farc sobre el marco jurídico que se impondrá a la Fuerza Pública. 4. El acuerdo no contempla requisitos para acceder a la justicia transicional. Por su parte el jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, se mostró en contra de que el expresidente Álvaro Uribe o cualquier otro exmandatario sea juzgado por el tribunal especial de paz que se creará con el acuerdo de justicia transicional. De la Calle afirmó que este nuevo sistema no cambiará la manera como se investiga a los jefes de Estado. “El Gobierno no piensa que la jurisdicción especial de paz modifique las normas constitucionales sobre el juzgamiento de los presidentes. No aceptamos que el acuerdo de La Habana modifique el régimen especial de los presidentes”, señaló. Volvió a aclarar que la dejación de armas, es un sinónimo de entrega de armas y que sin esa condición “no habrá acceso a la justicia transicional. Tiene que haber reparación moral, material y simbólica para las víctimas”.   “No habrá armas en manos de las Farc”, enfatizó De la Calle. De la Calle se compromete a mostrar acuerdo de justicia cuando esté terminado Finalmente el jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habanaadmitió ante el procurador Ordóñez que aún no está terminado el acuerdo sobre justicia transicional alcanzado en La Habana. Sin embargo, Humberto de la Calle se comprometió a revelar los detalles del mismo, una vez esté totalmente redactado. "Quiero acá en el Senado decir públicamente y con toda formalidad que tan pronto concluya la configuración de los textos del componente de justicia y los textos restantes en el punto quinto sobre víctimas, vendremos ante esta corporación con el documento completo", señaló. Dijo que hay elementos que aún no han sido discutidos, pero eso no quiere decir que el texto de 10 puntos dado a conocer el pasado 23 de septiembre, no contemple los lineamientos de lo que será el acuerdo. "Me parece que hay una impresión equivocada como si hubiese por un lado un acuerdo de diez puntos al que se le llama comunicado desconociendo que es en sí mismo un acuerdo y otra realidad separada de un documento más largo", añadió. Insistió en que el Gobierno no tiene "ninguna reticencia" a la publicación de la totalidad de los textos del punto de justicia transicional.   Sobre falsos positivos dentro de la Justicia Transicional Durante el inicio del debate la senadora Viviane Morales intervino refiriéndose a la necesidad de de plantear la discusión de los falsos positivos dentro de la justicia transicional. "El hecho de que estemos enfrentándonos a más de 2.000 homicidios agravados que tuvieron ocasión por parte de militares que pertenecen a más de 180 batallones del país, nos está mostrando que no se trata solamente de manzanas podridas o cabos sueltos sino que hay unas estructuras dentro del Estado que han permitido las violaciones de los Derechos Humanos y esto hay que resolverlo y asumirlo dentro de la justicia transicional", añadió.   Participación política de máximos jefes de las Farc Asimismo la senadora propuso una reforma constitucional para habilitar la participación política de los máximos jefes de las Farc, es decir, los autores de delitos de lesa humanidad. "Este Congreso tiene que estar preparado para introducir una gran modificación al Marco Jurídico para la Paz, porque esa norma le niega la participación política a quienes hayan cometido graves crímenes de lesa humanidad", señaló. El senador Antonio Navarro afirmó que el acuerdo de justicia pone al proceso de paz en un punto de no retorno. "Eso me hace literalmente bailar en una pata, no votaré por los miembros de las Farc cuando conformen un partido político, pero ayudaré a que puedan participar en las elecciones sin armas", añadió. Apoyo a publicación de texto completo de acuerdo sobre justicia Entre tanto varios sectores insistieron en la necesidad de que se conozcan cuanto antes los textos completos del acuerdo sobre el punto de justicia transicional. La vicepresidenta del Senado, Nidia Marcela Osorio, afirmó que también se debe designar un vocero único por parte de la mesa de negociaciones para hablar de los detalles de lo pactado en La Habana. "Recibimos con agrado y entusiasmo como muchos colombianos la noticia esperanzadora que nos deja avizorar una luz de paz, pero nos preocupan los alcances de los acuerdos, pues si bien es claro que hay una posibilidad grande y real de alcanzar la paz, también genera mucha incertidumbre la manera en que se está logrando a través de dichos acuerdos para que sea sostenible en el tiempo", señaló la legisladora. Añadió que "los legisladores debemos estar enterados y es obligación de los representantes del Ejecutivo informar detalladamente lo que allí está aconteciendo, no podemos apresurarnos a aprobar reformas constitucionales sin antes hacer un estudio juicioso y detallado de las propuestas de modo tiempo y lugar para un eventual escenario de paz sostenible en el posconflicto".   Uribe reta al Fiscal y reclama su presencia en el debate En medio del debate, el senador Álvaro Uribe cuestionó al fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, por no asistir a la sesión, al igual que lo retó a explicar en el recinto de la plenaria las razones por las cuales cree que algunas de sus conductas deben ser investigadas por el futuro tribunal especial de paz. "Es para reclamar la presencia en este recinto del señor Fiscal, que ha renunciado a su investidura de máxima personalidad de la investigación judicial en Colombia y se expresa como un político en plena acción a 20 días de elecciones", señaló Uribe. Agregó que "el Fiscal está ante la obligación de decir en el recinto político por excelencia que es este, cuáles son mis acciones u omisiones que en su concepto deben llevarme al tribunal internacional por paramilitarismo". E insistió en decir: "Valiente gracia todo este sacrificio institucional de Colombia, para meterme a mí a la cárcel".   Reclusión de Farc no debe ser un ‘Santa Fe de relajito’: Claudia López Posteriormente se presentó un rifirrafe durante el mismo debate entre los congresistas Claudia López y Álvaro Uribe. La legisladora de Alianza Verde habló de la necesidad de que los acuerdos con las Farc respeten los derechos de las víctimas y no se conviertan en un "relajo" para las Farc como lo fue el pacto con los paramilitares. "Ningún colombiano aceptaría que en nombre de este sistema de justicia transicional, en unos cuantos meses estemos viendo otro ‘Santa fe de relajito’, estemos viendo al señor ‘Timochenko’ con cocteles y parrandas en el sitio donde se le recluya, eso sería un atrevimiento y una falsedad", señaló. Esto produjo una réplica del expresidente Álvaro Uribe, quien negó que el acuerdo alcanzado en Ralito haya sido un relajo. "Ralito no fue una pachanga. Cuando allá se anunció el secuestro del exsenador Gnecco, hubo un ultimátum del presidente del momento que obligó a liberarlo. Cuando alias Don Berna fue vinculado a un proceso penal por el asesinato de un diputado de Córdoba, yo le ordené al comandante de la Policía que entrara a Ralito y que pusiera preso a Don Berna como efectivamente se hizo. Allá en Ralito luego fueron a concentrarse después de entrar armas", sostuvo.