El secretario del Interior de la Gobernación del Atlántico, Guillermo Polo Carbonell, informó que en 15 días se firmará en Barranquilla el convenio marco entre la administración departamental, el distrito de Barranquilla, el Ministerio de Justicia y el Instituto Nacional Penitenciario para definir el cierre financiero para la construcción de 2.000 nuevos cupos para el Atlántico, el permiso para la construcción del centro de custodia provisional y el refuerzo de vigilancia para las detenciones domiciliarias; entre otros. Polo Carbonell indicó que una vez se defina la parte financiera se iniciará el proceso para retirar la Penitenciaría de El Bosque de Barranquilla, reducir el hacinamiento en la Cárcel Modelo y ofertar nuevos cupos para el Sistema Penal Oral Acusatorio (SPOA). “Queremos que las personas que hoy tienen detención domiciliaria por delitos de alto impacto tengan detención intramural (…) Hoy las obtienen (detenciones domiciliarias) porque no hay cupos en nuestras cárceles, esa es una de las razones de este convenio”, dijo el secretario del Interior del Atlántico. Para la construcción de la nueva cárcel hay la posibilidad de que se construyan dos: una en los municipios del departamento y otra en el área rural de Barranquilla. También se estudia el construirla solo en el Distrito. Otro de los puntos acordados para el convenio fue la autorización para la construcción del centro de custodia provisional en la Penitenciaría de El Bosque para reducir el hacinamiento en 350 cupos. Esta es una de las medidas a corto plazo que implementaría la Gobernación del Atlántico para ayudar a la descongestión del sistema carcelario del país. “Este centro de custodia lo estaríamos entregando en 2 meses aproximadamente y de manera paralela, el Distrito construye 2 pabellones en la Cárcel Distrital para albergar 300 personas. En total, completamos 600 cupos que nos ayudan mucho a reducir el hacinamiento”, explicó el funcionario. Esta medida va de la mano con la solicitud que se le hizo al Instituto Nacional Penitenciario (Inpec) para que le otorgue al Atlántico 500 cupos de los 5.000 que se están ofertando en todo el país. Esta medida consiste en que se traslade, de las cárceles del Atlántico, a 500 internos que no son oriundos del departamento a centros penitenciarios cercanos a sus sitios de arraigo. Por último, se proyecta el convenio entre Policía, Ministerio de Justicia y el Inpec para que los coordinadores de los cuadrantes apoyen labores de vigilancia en las detenciones domiciliarias. “La idea no es recargar a la Policía, solo les suministraremos información para que tengan el perfil de las personas que están en detenciones domiciliarias en su cuadrante. La idea es que nos apoyen en la vigilancia de aquellas personas que tienen esta medida por delitos de alto impacto”, dijo Polo. Esta medida se plantea debido a que el Departamento cuenta con 4.600 personas con detenciones domiciliarias y el Inpec solo tiene a cuatro personas para realizar las labores de vigilancia. Reiteró que la administración departamental ha hecho un gran esfuerzo con el mejoramiento de la infraestructura de la Fiscalía, el bunker en Soledad y las salas de audiencia virtual.