El individuo estaba condenado a 25 años de cárcel por homicidio, pero luego de una revisión de su caso por parte de un Tribunal, le mereció la inmediata libertad y luego de estar recluido en cárceles de Cartagena y Valledupar, regresó a la isla, donde al parecer lo esperaba un ajuste de cuentas.   Un joven de 24 años de edad, fue ultimado a tiros en la calle de Las Proveedoras, avenida Boyacá. Se trata de Dennis Arrieta Hudgson, asesinado de un disparo en el pecho que le perforó el pulmón y le causó su inmediato deceso.   Al parecer los asesinos se desplazaban en motocicleta con capuchas que le cubrían el rostro.   Arrieta Hudgson había estado confinado en la cárcel Nueva Esperanza de San Andrés, pero tras ser reseñado por la guardia penitenciaria por problemas, fue trasladado a la cárcel del César, donde permaneció en los últimos meses, hasta cuando el proceso fue revocado obteniendo su libertad.   Personal de la Policía Judicial, a través de su laboratorio de criminalística realizó de inmediato las labores de levantamiento del cadáver y el recaudo de pruebas para dar con el paradero de los criminales y los móviles de este nuevo hecho violento en el departamento archipiélago.