Desde mediados de abril, con la llegada de las lluvias, el servicio de agua en La Paz y San Diego se ha visto afectado con cortes del servicio por varios días seguidos.

El problema del Agua en los municipios del Cesar sigue pese a inversiones millonarias que se hacen en este departamento. La Paz y San Diego son ejemplo claro de cómo esta situación va más allá de la lluvias de la temporada invernal. Desde mediados de abril, con la llegada de las lluvias, el servicio de agua en La Paz y San Diego se ha visto afectado con cortes del servicio por varios días seguidos. Situación que según los operadores de ambos acueductos, se explica en el arrastre de sedimento provocado por el exceso de lluvias en la parte alta de la Serranía del Perija, lugar donde nace el río Chiriaimo, afluente que surte estos acueductos. [imagewp:351520] En las instalaciones donde se da la aplicación de químicos, hay ausencia total de técnicas de asepsia. El cloro ha deteriorado las instalaciones. Pero el problema parece ir más allá. En estos municipios como en otros del departamento del Cesar, la falta de agua no es solo un problema que se limita al exceso de lluvias. Durante todo el año hay problemas y un servicio intermitente que obliga a que en estos puntos de la geografía colombiana impere la “Ley Totuma” que obliga a sus habitantes a ducharse con una taza y sacando agua de un tanque. [imagewp:351523] El lugar que antes funcionaba como residencia está casi destruido; las grietas en sus paredes hacen que los trabajadores no se hospedan allí y prefieran dormir a un costado del cuarto donde se le aplican los químicos al agua. Para buscar respuestas que realmente explique la falencia del servicio nos trasladamos hasta las instalaciones de la planta de tratamiento de ambos municipios que funciona en el mismo lugar, situado a 8 kilómetros de la cabecera municipal de La Paz. http://static.rcnradio.com/wp-content/uploads/20170519124909/Inf-Vall-Sin-Agua-6Am-Moron-May-17-1.mp3 Los problemas se perciben desde las vías de acceso, hay que anotar que fue necesario caminar por lo menos 3 kilómetros ya que la que la carretera está en muy mal estado y no era posible ingresar en vehículo. Al llegar, el deterioro y abandono de las instalaciones era más que evidente. El lugar que antes funcionaba como residencia o habitación para los operadores, está casi destruido y a punto de desplomarse; las grietas en sus paredes hacen que los trabajadores no se hospedan allí y prefieran dormir a un costado del cuarto donde se le aplican los químicos al agua. [imagewp:351527] La falta de mallas protectoras permite que los animales silvestres se cuelen en los tanques. En las instalaciones donde se da la aplicación de químicos, hay ausencia total de técnicas de asepsia. El cloro ha deteriorado las instalaciones y la ausencia de un laboratorio realmente útil, deja muchos interrogantes sobre el manejo de los elementos usados para tratar el agua. Pero más allá de los problemas de forma, en este tema del acueducto de los municipios de La Paz y San Diego, hay problemas de fondo. Así como en muchos otros municipios del Cesar, hay problemas con el servicio de agua, pese a que entre 2002 y 2006 en Cesar se gastaron 97.000 millones de pesos en un Plan de Aguas que no ha dado los resultados esperados. Pero allí no terminan los intentos tibios o de resultados a medias. Hay que recordar que durante la administración de Luis Alberto Monsalvo Gnecco, se invirtieron unos 5 .500 millones de pesos en unas nuevas tuberías. Inversión que según los mismos operarios se hizo mal planificada. “Se supone que solo se podía mandar agua por la línea conductora nueva, pero se está mandando por la nueva y la antigua” Dijo uno de los operadores del servicio refiriéndose al uso de las instalaciones que llevan el agua desde la planta de tratamiento hasta La Paz y que fue cambiada con un contrato que supero los 5.000 millones de pesos. “Esa tubería está para 10 pulgadas pero toma 14, por eso hay que usar las dos… la vieja y la nueva” señaló. En casos como el municipio de Sandiego el abandono es mayúsculo… y es que pese a la crisis, el gerente de la empresa pública, no va a la planta desde la temporada de campañas electorales en 2015. Así lo indicó el encargado de operar la planta de tratamiento de ese municipio y aseguró que desde hace dos años no reciben capacitación alguna. [imagewp:351530] Los habitantes del municipio de La Paz y San Diego, siguen en espera de dos cosas: que se les preste el servicio como corresponde. Mientras estas irregularidades siguen, los habitantes del municipio de La Paz y San Diego, siguen en espera de dos cosas: que se les preste el servicio como corresponde y que las “ías” revisen que ocurre con tanto dinero que se ha invertido y no soluciona el problema del agua.