El alcalde (e) de Cartagena, Sergio Londoño Zurek, ha manifestado que la Administración Distrital no puede proceder a tomar una decisión como ordenar la demolición del edificio Acuarela, que se encuentra ubicado a unos 200 metros del Castillo de San Felipe de Barajas. Así lo expresó el mandatario interino tras conocer la alerta emitida por la Unesco, que en carta enviada al Ministerio de Cultura, expuso el "riesgo" que puede representar para el patrimonio esta estructura de más de 20 pisos y que afecta la visual del monumento. (Lea también: Cartagena podría salir de la lista de Patrimonio Histórico de la Humanidad) Explicó Londoño Zurek que al existir una acción popular interpuesta por el Ministerio de Cultura y la Procuraduría General de la Nación, se debe esperar la decisión que sobre este recurso tome un Juez de la República, la cual definirá la permanencia o no de esta edificación. "No es competencia en estos momentos de la Alcaldía de Cartagena, definir si se va a demoler o no porque está enmarcado en una acción popular que fue instaurada por el Ministerio de Cultura y la Procuraduría General de la Nación. En estos momentos, esto hace parte de un oficio judicial y será la justicia que le diga al ente nacional y territorial cuál es su proceder. Esperamos que la acción popular lo determine", expresó el alcalde encargado.