Durante este 2017 se han atendido mil 129 emergencias por ataques de abejas africanizadas. Hasta el momento no se han reportado víctimas fatales, sin embargo, hay preocupación por este hecho. El sargento José Magallanes, comandante del Cuerpo de Bomberos, explicó que los vientos fuertes y la oleada de calor hacen incrementar la presencia de estos insectos puesto que son condiciones propicias para hacer sus enjambres y crear sus panales: “En estos momentos los cambios de temperaturas son los que han originado esa migración hacia la ciudad. Esperemos que para la presencia de las temporadas de lluvias ellas emigren hacia otros lugares porque las comunidades están bastante alarmadas porque las abejas se presentan en cualquier momento y en cualquier lugar”.    Entre cinco y 10 casos es el reporte diario por causa de la picadura de estos insectos. Uno de los casos se presentó dentro de un bus de Transcaribe donde el vehículo tuvo que ser evacuado de emergencia. También se han presentado en terrazas de viviendas, en tiendas y colegios. Difícil experiencia es ser atacado por una abeja, así lo relata un afectado: “Al parecer alguien molestó las abejas y yo no sabía así que solo sentí el pinchazo, sentí la primera picada y salí corriendo. Eso se te pega como hormiga porque uno no puede quitársela y si se mata es peor porque parece que ellas entendieran y las demás se te pegan. La picadura me produjo un fuerte dolor de cabeza”. Adriana Meza, directora del Departamento Administrativo de Salud, explica qué hacer en caso de picaduras de abejas: “Las personas no deben sobarse, no aplicarse algo, es mejor acudir al médico quien ayudará a evitar signos alérgicos o cualquier otra reacción”. Se recomienda que en caso de detectar presencia de abejas africanizadas no hacer ruido, no tocarlas, y llamar de inmediato al cuerpo de bomberos.