Cargando contenido

El inicio del verano en ese departamento también ha ocasionado desabastecimiento de agua.

Incendios Forestales en Norte de Santander
Foto de Archivo

La Oficina de Atención y Prevención de Desastres de la Gobernación de Córdoba confirmó el aumento de municipios con alerta roja en el departamento por amenaza de incendios forestales, tras las altas temperaturas que se han registrado allí.

Se podrían presentar incendios en Ayapel, Buenavista, Canalete, Cereté,Chinú, La Apartada, Lorica, Los Córdobas, Montería, Planeta Rica, Pueblo Nuevo, San Andrés de Sotavento, San Antero, San Bernardo del Viento, San Carlos, Tierralta y Valencia.

Lea ademásAutoridades controlaron dos incendios forestales en La Guajira

También hay posibilidades de conflagraciones en Tuchín, San Pelayo, Cotorra, Purísima, San Antero, Ciénaga de Oro, Chimá, Momil y Sahagún, para un total de 26 municipios, según las autoridades.  

Los organismos de socorro recomendaron a la personas abstenerse de hacer quemas indiscriminadas,hogueras y de arrojar colillas de cigarrillos encendidos sobre los pastos para evitar incendios de ese tipo.

El inicio del verano en los primeros días del año 2020 ha ocasionado desabastecimiento de agua en varios municipios del departamento, ubicados en el medio y bajo Sinú y en zona costera.     

En las últimas horas, el alcalde del municipio de Cereté, Luis Antonio Rhenals, ordenó el envío de agua a la comunidad de Los Venados Campanito, una de las poblaciones más afectadas por la sequía.     

“Desde la administración municipal doblegaremos los esfuerzos para mitigar la sequía a través de carro tanques, con el apoyo de la empresa Uniaguas y el cuerpo de bomberos de Cereté”, explicó el mandatario.

Le puede interesar : Hallan sin vida cuerpo de extranjero en Santa Marta

Los efectos del verano también han comenzado a ocasionar emergencias en la zona rural de Los Córdobas, Puerto Escondido, San Bernardo del Viento, Canalete, Chimá, Puerto Escondido, Moñitos  y San Pelayo.

Cabe recordar que la sequía del año pasado dejó unas 50 mil reses muertas en los municipios en mención y cerca de 10 mil hectáreas de plátano arrasadas, generando pérdidas millonarias que dejaron en la quiebra a muchos agricultores.  

Fuente

sistema integrado de información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido