Según un estudio realizado por la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique, CARDIQUE, durante ocho meses, en las lagunas que se encuentran a lo largo de toda Playa Blanca en la Península de Barú, hay un alto nivel de contaminación sobre todo por las aguas servidas y los coliformes o materia orgánica que es producida desde los diferentes establecimientos comerciales que brindan servicios a los turistas.


Según Olaff Puello, director de esta corporación, la contaminación ocasiona la pérdida de oxigenación de las lagunas, daños en el manglar y en el ecosistema marino.


Asegura el funcionario que la salud de quienes visitan estas playas puede estar en riesgo pues hay negocios donde preparan comidas que se pueden contaminar, por lo que se le entregó al Distrito una serie de recomendaciones técnicas, control, vigilancia, mitigación,para iniciar cuanto antes la recuperación de estos cuerpos de agua, no sólo por parte del distrito sino también otras entidades.


De igual forma, en este estudio se resalta que mediante el cobro del ingreso a Playa Blanca, tendría que verse retribuido en la recuperación y preservación de los ecosistemas.