Una nueva investigación sobre la tarifa de Transcaribe del Centro de Estudios del Trabajo, Capitulo Cartagena, reveló que el alza de 200 pesos responde a la necesidad de seguir generando ganancias a los operadores privados del sistema de transporte, sin exigirles inversión para más buses y así satisfacer la demanda de pasajeros.

Leonardo Jimenez, coordinador de este centro investigativo, negó que ese incremento sea por las nuevas rutas a implementar “nosotros insistimos, y los hechos nos dan la razón, que este aumento obedece a cumplir con la inmensa tasa de ganancia que tienen los operadores. No es cierto esa afirmación que dice que sea por las nuevas rutas”.

Protestas en Transcaribe por aumento de tarifa de $200


De acuerdo con el investigador, el contrato de concesión a Sotramac (uno de los operadores) ha sido modificado 14 veces, la más reciente congeló las inversiones. Según Jiménez, esto se traduce en el no ingreso de más buses al sistema para garantizar la ganancias de los operadores.

“Lo ideal es que el sistema cuente con 715 buses en su fase de operación plena. El otrosí dice que debido a las circunstancias de Cartagena, le van a parar la compra a 300 buses. Es decir, 415 buses que eran necesarios para el mejoramiento del servicio, no van ingresar al Sistema de transporte”, apuntó el investigador.

Pese a que, en declaraciones anteriores, el gerente de este sistema Humberto Ripoll defendió esa alza porque era necesaria para mantener la salud financiera de Transcaribe. El centro investigador insistió en que los bajos saldos del Fondo de Chatarrización, por ejemplo, son evidencias de la crisis.