El Viceptresidente Germán Vargas Lleras, junto con el Alcalde de Cartagena Dionisio Vélez; el presidente de la Ani, Luis Fernando Andrade; el presidente de Promigas, Antonio Celia y el gerente general de SPEC, José Luis Montes, en la ceremonia de instalación de la primera piedra para las obras de la planta de regasificación. Foto: RCN La Radio.

El Vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, puso la primera piedra para el inicio de obras del proyecto Sociedad Portuaria El Cayao, en la que funcionará la primera planta de regasificación del país y que estará ubicada en la isla de Barú, en Cartagena. [imagewp:11155] El Viceptresidente Germán Vargas Lleras, junto con el Alcalde de Cartagena Dionisio Vélez; el presidente de la Ani, Luis Fernando Andrade; el presidente de Promigas, Antonio Celia y el gerente general de SPEC, José Luis Montes, en la ceremonia de instalación de la primera piedra para las obras de la planta de regasificación. Foto: RCN La Radio. "Hoy vinimos a acompañar en este evento tan significativo para el país y naturalmente para la ciudad de Cartagena donde colocamos la primera piedra para el inicio de las dos primeras  etapas previstas para el puerto. La primera que tendrá una unidad de almacenamiento flotante, en la cual también se adelantará la construcción del muelle. Y una segunda, que comprenderá la construcción de la planta de regasificación, pero ubicada en tierra", dijo.     Así mismo, destacó el Vicepresidente que esta moderna planta estará en capacidad de movilizar hasta 7.360 millones de metros cúbicos de Gas Natural Licuado (GNL) al año, el cual será regasificado y utilizado para las plantas térmicas en caso de que haya desabastecimiento de energía en el país.     Por su parte, el presidente de la Agencia Nacional de Infaestructura, Luis Fernando Andrade, sostuvo que el proyecto es una "pieza muy importante" no sólo en materia de competitividad, sino que se constituye en una herramienta que ayudará al país a superar emergencias como las que ocasionó el pasado Fenómeno del Niño, donde los bajos niveles de los embalses obligaron a encender las térmicas para ahorrar agua y garantizar el suministro de energía, pero que al mismo tiempo conllevó a un aumento considerable de la demanda del gas para que estas generadoras pudieran operar.     "Queremos tener una infraestructura moderna, un país moderno y generar bienestar para los colombianos y este proyecto es una pieza muy importante en todo ese rompecabezas porque en este momento Colombia es vulnerable al fenómeno del Niño, este año gracias a Dios no lo tuvimos, pero si lo hubiésemos tenido habría la posibilidad de realizar racionamiento en el servicio de energía, especialmente aquí en la Costa Caribe y este proyecto es el seguro para que eso no nos pase", manifestó.     En tanto, el gerente de la Sociedad Portuaria El Cayao, José Luis Montes Gómez, afirmó que “con la construcción de la planta se podrán aportar 400 millones de pies cúbicos por día, con lo cual se podrían generar cerca de 17.500 gigavatios hora año lo que corresponde al 27% de la energía que se consume en el país”.       De igual forma, manifestó que con el proyecto el país ingresa al mercado internacional de gas licuado, al permitir la importación del mismo y brindando mayor competitividad a los precios de energía eléctrica dado que reemplaza la generación con combustibles líquidos.     La construcción de la planta, donde se invertirán 140 millones de dólares y generará más de 300 empleos, donde la mayoría serán trabajadores pertenecientes a las comunidades de influencia del proyecto (Caño del Oro, Barú, Bocachica, entre otros) estará a cargo de la firma contratista española Sacyr y se prevé que entre en operación comercial en diciembre de 2016.