Cargando contenido

En el mes de junio se realizaron 220 sepelios en los dos cementerios municipales.

Se han sepultado 220 personas en el mes de junio.
Alcaldía Soledad

Soledad es el segundo municipio con más casos de contagio y fallecimientos por COVID-19 en el país, a la fecha ya suman más de 5.000 personas con la patología de las cuales han fallecido más de 250. A raíz de esto la Alcaldía de Soledad anunció la construcción de más bóvedas en los dos cementerios municipales ante cualquier eventualidad por la pandemia del coronavirus. 

De acuerdo con la Oficina de Estadísticas de Soledad, durante el mes de junio se realizaron 220 sepelios de personas en los dos camposantos, generando preocupación por la cantidad alarmante en comparación con el mismo periodo del año anterior. 

Roberto Peña, técnico de esta oficina, indicó que se vio un aumento notable durante los 30 días de junio de este año comparando con el mismo mes del 2019. 

Le puede interesar: En Soledad se pillaron 500 fiestas clandestinas durante el puente festivo

Para junio del año 2019 se realizaron 72 sepelios en los dos cementerios, sin embargo, lo que nos ha dejado el coronavirus este año es que en este mismo mes fueron 220 las personas que fueron sepultadas en Soledad, cifra que genera una alarma ante la pandemia”, explicó el funcionario. 

Agregó que “evidentemente el número de ocupación de bóvedas en nuestros cementerios aumentó significativamente por causa del COVID-19, y ya se inició la construcción de nuevos espacios para ampliar la capacidad por alguna situación generada por el coronavirus”. 

Según la Alcaldía de Soledad se vienen realizando los protocolos de bioseguridad estipulados en los cementerios cumpliendo los parámetros del Gobierno Nacional para el manejo, traslado y disposición final de los cadáveres sospechosos o confirmados de COVID-19.

El ingreso de diez personas, el uso obligatorio de tapabocas y un distanciamiento físico de dos metros hacen parte de este protocolo. 

Para el caso personas fallecidas, sospechosas de COVID-19, la funeraria es la encargada de embalar el cadáver en doble bolsa especial, de mínimo 150 micras de espesor, resistente a la filtración de líquidos. El cofre ingresa al cementerio totalmente sellado y conducido a la bóveda por personal especializado de la funeraria. 

Lea también: Conmoción en Atlántico: familiares se llevan a la fuerza a fallecida por coronavirus en IPS de Soledad

Con el fin de prevenir la propagación del virus, el Ministerio ha estipulado que, en el medio hospitalario o domiciliario y durante el periodo que dure esta contingencia sanitaria, las entidades municipales territoriales se harán cargo del traslado, cremación o inhumación de personas fallecidas, bien sea por sospecha o confirmados para COVID-19 de "la población pobre no asegurada" (PPNA) o pertenecientes a grupos vulnerables y migrantes; tratándose de personas con seguridad social subsidiada o contributiva, le corresponde a su EPS la expedición del certificado de defunción y el embalaje del cadáver. 

Estas medidas son aplicadas para los casos por COVID-19 y también para aquellos fallecidos sospechosos de padecer el virus.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido