Los afluentes donde se presentó la emergencia están ubicados en los municipios de Montelíbano y Puerto Libertador.

La  Corporación Ambiental de los Valles del Sinú  y  San Jorge, CVS,  envió  un grupo de expertos conformado por ingenieros ambientales y biólogos para determinar las causas de la  mortandad  de peces en la quebrada, El Salao y el río San Pedro.

Los afluentes donde se presentó la emergencia están ubicados en los municipios de Montelíbano y Puerto Libertador, en el sur del departamento de Córdoba.  

Preliminarmente se verificarán las condiciones fisicoquímicas de las aguas  para establecer parámetros como nivel de oxígeno, temperaturas y turbidez con el fin de encontrar una línea base ambiental que permita determinar eventos como hipoxia en los peces o la presencia de iridiscencias y olores que presuntamente puedan deberse a vertimientos o sustancias químicas.

La corporación ambientalista,  CVS,  recomienda  a los pobladores del área de influencia de estos afluentes abstenerse de consumir los peces muertos  hasta que las Secretarias de Salud de los municipios de Puerto Libertador, Montelíbano  y los operadores del servicio de acueducto determinen que es apta para consumo humano  para evitar contratiempos de salud.

Según la Corporación Ambiental de los Valles del Sinú y San Jorge, se presentó la  mortandad de peces de diferentes tamaños, lo anterior según información suministrada por la Secretaría de Infraestructura  por tal razón   adelantó el plan de contingencia inmediato  en la región.

Explicaron  que son muchas las familias campesinas que sobreviven  gracias a la pesca en la quebrada y río en mención   quienes están   afectadas con la  emergencia  y al tiempo piden toda la ayuda para afrontar la emergencia presentada de ayer.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido