Funcionarios del Grupo Especializado de Investigación de Aforados Constitucionales de la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes, realizaron la diligencia de ampliación y ratificación de la denuncia penal que presentó el ex alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo Omar, en contra de Jorge Pretelt Chaljub, Magistrado de la Corte Constitucional, por la revisión y posterior trámite de la acción de tutela que fue presentada por Rodrigo Escobar Gil, como apoderado de la empresa Recaudos y Tributos S.A. – a la cual le entregaron la administración de los impuestos distritales por 20 años- y que por cuenta de la tutela, se impidió por casi tres años que la ciudad retomara la administración de sus tributos. Como se recordará, por cuenta de la tutela que presentó Recaudos y Tributos en contra de la Alcaldía de Santa Marta, se retrasó por casi tres años la terminación del contrato 092 de 2002 por el cual se entregó la gestión de los impuestos de la ciudad a la firma Recaudos y Tributos - controlada por el Grupo Español Inassa-. Esa demora, como consecuencia de la tutela, fallada favorablemente a R y T, le ocasionó una afectación patrimonial al Distrito de Santa Marta, por una suma cercana a los 20 mil millones de pesos, pues la actuación administrativa que se inició en el 2012 por el ex alcalde Caicedo Omar para terminar el citado contrato, sólo pudo concluirse hasta el mes de abril de 2015. El ex alcalde Caicedo, no sólo se ratificó en la denuncia presentada para que se investigaran tales hechos, sino que entregó varios elementos probatorios para facilitar la actuación penal que se tramita en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes contra el Magistrado Pret elt Chaljub. Por su parte, la Fiscalía General de la Nación, también recibió la ampliación de la denuncia penal del ex alcalde Caicedo, dentro de las investigaciones que dicha entidad le sigue al ex magistrado Rodrigo Escobar Gil, por el trámite de la misma tutela interpuesta por R y T. Igualmente, el ex alcalde Caicedo, aportó varios elementos de prueba para que obraran dentro de la respectiva actuación. Gracias a la terminación del citado contrato 092 de 2002, que adelantó el ex alcalde Caicedo, la ciudad no sólo recuperó la soberanía tributaria sino que se ahorró el pago, a precios de hoy, de una suma superior a los 150.000 mil millones de pesos.