Cargando contenido

Foto: Cortesía Secretaria de la mujer



"Jonatán Vega, quemó mi rostro, pero  no mi corazón ni mi alma, por eso lo perdono porque cuando amas perdonas  y es ahí donde  está el verdadero crecimiento del ser humano”, señalo Natalia Ponce una mujer atacada con ácido cuya agresión fue uno de los casos más sonados de los últimos años, inició la charla “Resiliencia”, el poder del perdón, que organizó la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género de la Gobernación del Atlántico y la Universidad del Norte en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

Natalia entregó su testimonio ante unas 300 personas que se dieron cita desde tempranas horas en el auditorio de Uninorte para escuchar, durante 2 horas, su mensaje de vida que se focaliza en  el  verdadero poder del perdón.

Soy una mujer como todas ustedes, de carne y hueso que vino al Atlántico para entregar mi testimonio de vida”,  así inició su charla  expresando con una voz calmada y segura.

Según cuenta, Ponce de León exhibió su cara por primera vez en marzo de 2014, cuando el ácido que le arrojó un hombre alcanzó dos terceras partes de su cuerpo y casi la dejó sin rostro.

En ese entonces, era una empresaria de 33 años que había regresado a Colombia de Londres para encargarse del negocio de confecciones que dirigía su madre. Había vivido varios años en Reino Unido y estudió Comunicación Social en Bogotá, poco tiempo después de cumplir los 20 años, trabajó durante un tiempo como modelo.

Fui víctima de un hombre que quiso arruinar mi vida, pero más bien la edificó para ser ejemplo de superación porque pasé de  ser víctima a victoriosa, hoy soy una sobreviviente que lucha a través de la Ley Natalia Ponce por los derechos de la mujer”, manifestó.

Sostuvo que la Ley “Natalia Ponce de León” dispone que los ataques con agentes químicos sean considerados como un delito en sí mismo, mientras que antes eran juzgados como lesiones personales, se basó en estadísticas que  dan cuenta que desde 2010, en Colombia, más de 100 personas al año han sufrido ataques con ácido y uno de los datos más alarmantes es que entre el 60 % y el 75 % de esas agresiones se cometieron contra mujeres, según informe de  la Fiscalía.