Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

PROVIDENCIA
La isla de Providencia quedó destruida tras el paso del huracán Iota.
Presidencia de la República

Sano y salvo se encuentra Luis Fernando Vélez, un joven barranquillero que sobrevivió al paso del huracán Iota por la isla de Providencia, debido a que se resguardó de los fuertes vientos y lluvias, en el interior de un baño en la vivienda en la que se encontraba alojado. 

Le puede interesar: Procuraduría a la espera del informe de Medicina Legal por muerte de funcionaria en Barranquilla

Vélez había llegado a la isla hace dos semanas, por asuntos laborales, y vivió en carne propia la situación catastrófica que dejó el paso de este fenómeno natural por la zona insular

"Nadie se esperaba lo que pasó, nadie lo tenía previsto, ni los mismos habitantes", sostuvo el barranquillero.

Lea también: Falleció por Covid-19 la mamá del cantante soledeño Checo Acosta

El joven relató los momentos dramáticos que vivió el puente festivo cuando el huracán arreció con fuerza en la isla de Providencia. 

"A la una de la mañana el viento comenzó a azotar con mucha fuerza; a las dos comenzó la destrucción de la isla. Todo el segundo piso de la casa donde estábamos se voló, nosotros escuchábamos que todo golpeaba contra las paredes, fue algo horrible", relató.

El barranquillero estuvo resguardado en un baño.
Cortesía Luis Fernando Vélez

Durante su narración, el barranquillero indicó que tomó la mejor decisión para sobrevivir. "Nos refugiamos en un baño y ahí esperamos todo el paso de la tormenta. Se sentía vientos eran demasiado fuerte, el huracán comenzó a tomar una fuerza impresionante, uno estaba encerrado y no podíamos dimensionar lo que estaba sucediendo afuera".

A las 6 a.m. del lunes festivo volvieron a salir pero encontraron todo devastado por el huracán. "Nos dimos cuenta de la magnitud de la tragedia, pues no había nada, en el sitio donde estábamos ya no había nada. Toda la isla estaba destruida", dijo. 

El joven prosiguió su relato: "Nos volvimos a refugiar, porque los vientos nuevamente estaban fuertes. A eso de las 11 a.m. salimos y decidimos ir a la estación de Policía, intentando buscar ayuda, pero nos llevamos la sorpresa de que no había nada, ni hospital, ni estación de bomberos". 

El martes, en horas de la madrugada, Luis Fernando y otros turistas decidieron dirigirse al aeropuerto El Embrujo que estaba aproximadamente a nueve kilómetros. 

"Decidimos caminar hacia el aeropuerto, nos imaginamos que iban a mandar personas con ayuda, por eso quisimos ir al aeropuerto. Caminamos varias horas, llegamos y, a Dios gracias, aterrizó el avión del Presidente, aproximadamente a la una de la tarde, le dijimos todo lo que habíamos vivido y nos dijo que nos iban a evacuar. Fuimos el primer grupo de personas en salir de la isla", contó Vélez. 

Durante más de 20 horas, la isla de Providencia quedó incomunicada por las afectaciones que dejó el paso del huracán Iota, lo que generaba la angustia de todos sus familiares. 

"Por fortuna estamos sanos y salvo. La situación en Providencia es lamentable, nadie tiene casa, todos están padeciendo. Con la ayuda de todos nosotros estás personas podrán salir adelante", apuntó el joven barranquillero. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.