En 2008 se inició un proceso orientado a reconstruir la plaza de toros que funcionaba en el centro histórico de la ciudad.

El proyecto de La Serrezuela vuelve a estar "en el ojo del huracán" por cuenta de un litigio jurídico entre los antiguos empresarios que intentaron intervenir el terreno donde funcionada la plaza de toros  y los actuales inversionistas que ejecutan las obras en ese icónico escenario del barrio San Diego de Cartagena.

La empresa Renovar Ciudad Cartagena, sociedad comercial conformada por Yamal y Mauricio Rachid Jaimes, iniciaron en 2008 un proceso orientado a reconstruir la plaza de toros que funcionaba en el centro histórico de la ciudad.

Esta compañía junto a la firma de abogados Barrera y Barrera, adelantaron una serie de acciones con los dueños del lote que derivaron en una promesa de compra y venta, pero también en la gestión de unos requisitos para el desarrollo de las obras como son la respectiva licencia ante la Curaduria Urbana N°2, el visto bueno del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (Ipcc) y la expedición de la resolución 2208 del 27 de octubre de 2009 del Ministerio de Cultura.

Sin embargo, la empresa representada por Rachid Jaimes tuvo dificultades para sacar adelante el proyecto, llevando a su no viabilidad. Pero años después, el empresario Aaron Cohen, tras negociaciones con los propietarios del terreno, resucitó la iniciativa que es la que actualmente se está ejecutando y que cuyas obras se esperan concluyan en este 2018.

María Ximena Castilla, abogada de Renovar Ciudad Cartagena, manifestó que los actuales promotores del proyecto se apropiaron de las licencias y autorizaciones que sus clientes gestionaron previamente frente al terrero, razón que ha derivado en el inicio de un proceso jurídico donde buscan el restablecimiento de unos derechos patrimoniales.

"Renovar Ciudad Cartagena-Luxus Urbis, emprendió el proyecto, obtuvo las licencias conforme a la reglamentación legal del Ministerio de Cultura y del Plan de Ordenamiento Territorial de Cartagena, con unas áreas y una profundidad para los sótanos", expresó.

Alega la jurista que además de la apropiación de los permisos, la firma de Aaron Cohen "adulteró y modificó los planos" que fueron aprobados por el Ministerio de Cultura para las obras que se podían adelantar en el terreno, así como en el área han realizado intervenciones, que en su criterio representan un riesgo al patrimonio de la ciudad.

"El deber era proteger el patrimonio que representa la plaza de toros y que no lo han hecho. Si bien se suspendieron las obras en noviembre del año pasado, se levantó y se siguen adelantando los trabajos con todas las irregularidades cometidas", apuntó.

Ante esta situación, la abogada emprendió un proceso que ha derivado a que desde la Fiscalía General de la Nación se de apertura a una investigación penal por los presuntos delitos de estafa agravada, falsedad en documento privado y fraude procesal, contra quienes fueron los antiguos socios de Renovar Ciudad Cartagena, es decir, la firma de arquitectos Barrera y Barrera; y el actual promotor de La Serrezuela, Aaron Cohen.

"La Fiscalía tiene elementos de juicio para formular dicha imputación y vincularlos para que procedan a defenderse de los cargos, consistentes en haber cometido conductas ilicitas", aseveró.

Sin embargo, Jacques Simhon, subgerente de La Serrezuela sostiene que el proyecto ha cumplido con lo dispuesto por la norma, destacando el aval que tiene el mismo por parte del Ministerio de Cultura.

Frente a los documentos que los demandantes afirman fueron adulterados y manipulados, Simhon afirmó que "uno no es dueño de la aprobación del Ministerio porque la aprobación es sobre el lote, que es sobre lo que se puede hacer en el lote y quien sea dueño del lote está amarrado a esa resolución porque allí se establece lo que se puede en ese lugar. Eso es como el POT especifico del lote".

Así mismo, aclaró que para la adquisición del terreno, no se realizó negocio alguno entre su empresa y Renovar Ciudad Cartagena, al tiempo que consideró que detrás de las reclamaciones no existe ninguna preocupación por el patrimonio sino un interés particular. 

"Ellos han intentado por todos los medios que el proyecto de La Serrezuela no se haga con un único objetivo que es obtener un beneficio económico. Están pidiendo 15 mil millones de pesos para permitir que el proyecto se haga", indicó.

Afirmó que frente a la apertura de la investigación penal que cursa ante la Fiscalía, presentarán las pruebas que soportan el proceder legal frente al proyecto, por lo que está tranquilo frente a la decisión que tome la justicia. 

"Ellos han recurrido a la instancia penal y quien toma la decisión, en esta instancia preliminar, es un fiscal que no es experto en temas urbanísticos. Esto está en investigación y tanto es así que los funcionarios competentes del Ministerio de Cultura, que conocen este proceso, ni siquiera han sido escuchados", dijo.

Ministerio responde 

Al ser consultados por este conflicto que puede generar afectaciones al proyecto, el Ministerio de Cultura manifestó que "ha estado presta a colaborar con la Fiscalía en todo lo pertinente, facilitándole la documentación relacionada" con La Serrezuela. 

Indicó además que frente a las modificaciones realizadas a lo aprobado por la Cartera frente al proyecto, que existen dos resoluciones expedidas como son la 2208 de 2009 y 2100 de 2016, y que si existen intervenciones que no estén autorizadas en la norma "es ilegal" y que frente a lo cual actualmente "adelanta un procedimiento administrativo sancionatorio por presunta falta contra el patrimonio cultural de la Nación por estos hechos".

Por último, el Ministerio sostuvo que los trabajos que se adelantan en La Serrezuela no representan riesgo ni a la muralla ni al patrimonio y que frente a esto se vienen realizando monitoreos constantes a las obras que se efectúan.

"En el marco de la autorización dada por esta Cartera se impuso al responsable de la obra la obligación de llevar periódicamente un monitoreo topográfico y de las posibles afectaciones que se pudieren llegar a presentar en el área del lienzo de muralla en una longitud comprendida entre los baluartes de Santa Catalina y San Pedro Mártir, próximos al predio de la excavación y en las verificaciones que viene realizando mes a mes la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura", afirmó.

Y agregó: "se ha podido constatar que las obras en desarrollo del proyecto no han afectado la estabilidad del tramo del lienzo de muralla comprendido entre los Baluartes de Santa Catalina y San Pedro Mártir; y si bien el Lienzo de muralla actualmente presenta deformaciones, fisuras y grietas, éstas son preexistentes al proyecto de intervención en la Plaza de Toros de La Serrezuela y han sido objeto de monitoreo permanente".

Encuentre más contenidos

Fin del contenido