Cargando contenido

Foto: Cortesía.



Los estudiantes de un colegio en Bolívar decidieron inaugurar de manera simbólica una de las obras inconclusas que dejó el exgobernador Juan Carlos Gossaín en la población de Ballestas, zona rural del municipio de Arjona.



En esta institución educativa, los salones fueron destruidos en el año 2014 para la construcción de una nueva sede que debía ser entregada en el año 2015. 


Los estudiantes grabaron con sus celulares una ceremonia simbólica en la que aparecieron con palas y una cinta la cual rompieron para hacer entrega "simbólica" de esas obras inconclusas.





De acuerdo a los estudiantes, el actual gobernador Dumek Turbay, se comprometió a terminar las obras y entregarlas el 20 de noviembre pero también les incumplió.


"El exgobernador de Bolívar Juan Carlos Gossaín nos prometió hace 4 años la entrega de la Institución Educativa de Ballestas sede principal, luego el gobernador Dumek Turbay se comprometió en público que nos iban a entregar nuestras aulas en mejores condiciones, incluso se comprometió delante de la Ministra de Educación... por eso los estudiantes estamos en protesta y vamos a cortar la cinta, porque el gobernador se comprometió que el pasado 20 de noviembre iba a entregar las obras y no cumplió, los estudiantes queremos mostrar que nosotros sí cumplimos y estamos aquí esperando", dijo una de las estudiantes voceras en el video.


Los profesores recordaron al gobierno departamental que tienen al menos 3 años de estar recibiendo clases debajo de los árboles, de casas y en la plaza del pueblo donde no existen condiciones necesarias para la concentración. Aseguran que en cualquier momento llovía o los asnos del pueblo pasaban por el costado de los estudiantes y se generaban traumatismos en las clases.


"Nos han dicho que esa obra no la finalizan este año sino para el otro y nosotros iniciaríamos otro año electivo en las mismas condiciones, si usted mira bien ya son casi 3 años, más de 3 años en los que hemos estado padeciendo, dando clases en las peores condiciones. En algún momento tuvimos que dar clases en la plaza pública, debajo de tendales, en la plaza pública y nosotros dijimos que no podíamos trabajar así y nos consiguieron unas casa donde estamos ahora", señaló una docente de esa institución.






[video width="640" height="352" mp4="http://bk.rcnradio.com/wp-content/uploads/2017/12/Sin-título.mp4"][/video]



Las obras en el Colegio Ballestas hacen parte de un contrato por más de 494 mil 928 millones de pesos que firmó el exgobernador Gossaín con el consorcio Bolívar, el cual estaba conformado por Tecnicunsulta S.A y Rafael Javier Guisa Rueda, quien representaba en 20% de ese consorcio.


Estos recursos debieron invertirse en la construcción de las Instituciones Educativas;


Institución Educativa Técnica Agropecuaria Y Orfebre, Tomasa Nájera, ubicada en Mompox.


Institución Educativa de Ballestas, ubicada en el municipio De Turbana.


Institución Educativa San José de Achí, ubicada en el municipio de Achí.


Institución Educativa de Castañal, en el Peñón, Bolívar.


Estos colegios fueron afectados por la ola invernal y debían ser intervenidos para que los estudiantes recibieran sus clases en mejores condiciones.


El contrato se firmó el 9 de septiembre de 2014, inició a ejecutarse el 11 de septiembre de 2014 y debía ejecutarse en un periodo de 3 meses, es decir a diciembre del 2014. Sin embargo, después de 3 años, las obras siguen inconclusas.

"Son más de 4 años de estar así, con las ilusiones de estar en un megacolegio. Bolívar no puede avanzar cuando la educación no avanza. Nosotros exigimos que den la cara. Sino nos entregan la obra para el próximo año no vamos a iniciar el año electivo porque no soportamos las altas temperaturas en las salas de las casas, en los patios de las casas, donde estamos ahora dando clases", dijo la estudiante.

RCN Radio consultó a la Gobernación de Bolívar y dieron a conocer que para el caso del colegio Ballestas, la obra tiene más de 80% de avance y serán entregadas en el mes de diciembre. Según el ente territorial, encontraron las obras abandonadas por el contratista y debieron retomar el proyecto.

Los estudiantes por su parte, manifestaron que están decididos a protestar y no permitir que se inicie el calendario académico del 2018, hasta que la gobernación entregue las nuevas aulas.