Foto de RCN Radio.

En los municipios de Maríalabaja, Turbaco, Mompox, Arjona y Clemencia, residen los 16 menores que desde hace ocho días no reciben los tratamientos de salud requeridos para la patología de cáncer que presentan. Los padres de familia manifiestan que  ‘La Casa del Niño’, la clínica donde deben ser atendidos los menores, no han recibido recursos por parte de la EPS. “En Comfamiliar nos dijeron que ellos no van a pagar la cantidad de dinero que está pidiendo La Casa del Niño porque a ellos les parece una exageración lo que le están pidiendo”. Nos tienen de aquí para allá y de allá para acá. Son nuestros hijos los que están en riesgo porque es una enfermedad que no es fácil, una enfermedad que nos tiene traumatizados”, indicaron. En total la EPS debe pagar por anticipado 935 millones de pesos para la atención de los 16 niños enfermos de cáncer. Dina Luz Fernández, natural de Arjona y quién tiene un niño de 11 años con leucemia, comentó: "Él está con una recaída de leucemia y comenzó de nuevo el tratamiento y ahora lo que nos dice la Eps es que ellos no pueden pagar".

Ese mismo drama lo enfrenta Diani Puello, procedente de Turbaco con su hijo de 14 años: "Esta semana me enteré que al niño lo tenía que internar para las quimioterapias y la doctora me dijo que no podía ingresarlo porque la Eps no tenía contrato y no podían atenderlo, así que el niño no llegó al tratamiento porque todavía no han solucionado nada".

Por su parte, Delvis Cabarcas, quién desde hace cuatro meses se encuentra en Cartagena debido a la recaída que ha presentado su hija de 12 años diagnosticada con leucemia, expresó lo siguiente: "La niña tuvo una recaída y estuvo allí en urgencias de La Casa del Niño y cuando salí me dijeron que el carnet no tenía más contrato. Pónganse las manos en el corazón".

Fernel Caro, de Mompox, lleva 7 años batallando con su hijo que ahora tiene 17 años esta misma enfermedad, también se unió al clamor de las madres: "Hace aproximadamente nueve meses se ha presentado inconvenientes y ahora que lo traje a la cita, la sorpresa con la que me encuentro es que al niño no me lo van a atender en La Casa del Niño; hice las vueltas con Comfamiliar y me dijeron que no había compromiso con esa entidad".

Este grupo de padres que asegura ha puesto en conocimiento sus casos a la secretaría de Salud departamental, a la Personería Distrital y a la Defensoría del Pueblo, piden la intervención de los organismos de control para que la Eps Comfamiliar y La Casa del Niño, garanticen la prestación de los servicios médicos que sus hijos necesitan y que son determinantes para su calidad de vida.