Sigue la indignación y el inconformismo por el alza en la tarifa del sistema de transporte masivo de Cartagena Transcaribe, que desde el primero de enero aumentó $200 pesos su valor.

Y es que el hecho de que la tarifa subiera tres puntos porcentuales por encima del aumento del salario mínimo de este 2018, sumado a lo que los usuarios consideran un mal servicio y los pocos buses que están disponibles para todas las rutas,  ha motivado que se convoquen marchas, plantones y todo tipo de iniciativas para exigir que se reajuste la tarifa.

Para mañana viernes 5 de enero se ha convocado un cacerolazo desde las cinco de la tarde en el Patio Portal de Transcaribe, y para el próximo miércoles 10 de enero se está promoviendo que los ciudadanos dejen de usar Transcaribe.

“Estamos en contra del aumento porque las variables que se utilizaron para hacer el estudio técnico tiene datos que no corresponden con la realidad, por ejemplo, hicieron el alza con una proyección del aumento del salario mínimo del 9% y lo que subió fue el 5.9%, además con la promesa de que iban a venir nuevos buses para cubrir las rutas y estos siguen sin llegar, por eso estamos protestando porque tenemos el sistema de transporte masivo más caro del país”, manifestó Javier Julio Bejarano, uno de los que promueven estas iniciativas.

Y es que mientras el subsidio de transporte quedó en $88.211 pesos mensuales, los usuarios de Transcaribe gastarán en promedio 110.400 pesos movilizándose en trayecto de ida y regreso en días laborales.