Foto: RCN Radio

Las autoridades de Cartagena desmantelaron en las últimas horas una banda delincuencial que hurtaba las pertenencias de los turistas en restaurantes y calles del centro histórico. Estas personas son señaladas de entretener o valerse la afluencia masiva de visita en el corralito de piedra para robar billeteras y elementos de valor a los turista. El coronel Juan Rivera, comandante operativo de la policía en esta zona del país, afirmó que fueron capturados cinco integrantes de este grupo delincuencial, el cual era conocido como "Los Rolos". "A los capturados se les inmovilizó un vehículo el cual utilizaban como medio de transporte para escapar después de cometer hurtos sin levantar sospecha y se les encontró dentro del mismo varios bolsos y pertenecías de algunas posibles víctimas ya que al preguntarle por los objetos encontrados y los documentos de los mismos no dieron explicación alguno y además no portaban ningún tipo de documentación que acreditara ser de propiedad de algunos de ellos; así mismo el vehículo fue dejado a disposición dela fiscalía", agregó el coronel Rivera. Los detenidos, tres hombres y dos mujeres, se les encontraron dos tarjetas de crédito, $600.000 en efectivo y documentos personales de una de sus víctimas, a la que despojaron de sus pertenencias tras abordarla dentro del establecimiento público. Explicó el comandante Rivera que estas personas "quedaron grabados en varias cámaras de seguridad de los diferentes establecimientos donde se cometieron los hurtos", permitiendo su identificación y que uniformados activarán un operativo que llevó a dar con la ubicación y posterior captura de los delincuentes en la calle del Arsenal del barrio Getsemani. Algunos miembros de la banda presentan anotaciones e investigaciones por varios delitos como hurto simple, hurto agravado, receptación, porte y tráfico de estupefaciente, en Barranquilla, Santa marta y otras ciudades de la costa caribe. Los cinco delincuentes fueron cobijados bajo detención intramural por un juez de control de garantías y envió a los tres hombres al centro penitenciario y carcelario de Ternera, mientras que las dos mujeres fueron enviadas a San Diego.