La Fiscalía General de la Nación confirmó la captura de Julio Eduardo Riondo Lineros, exdirector de la cárcel San Sebastián de Ternera de Cartagena. Esta persona habría facilitado el movimiento al interior del establecimiento de diferentes integrantes del Clan del Golfo, particularmente uno de los procesados conocido con el alias "Pichi", donde las autoridades señalan que desde el centro carcelario contrataba policías para cobrar deudas de narcotráfico. Junto a Riondo Linares, también fueron capturados Daniel Antonio Nariño Gonzalez, teniente del cuerpo de vigilancia del Inpec, quien parecer, movía reclusos a petición de alias Pichi para, atentar supuestamente contra ellos en retaliación por la muerte de Dagoberto Hurtado Amaya, encargado de las finanzas de esa organización criminal. Otro de los detenidos es Jairo Ruíz Mora, funcionario de Talento Humano del Inpec, quien según las pruebas en poder de la Fiscalía, ayudaba como enlace desde Bogotá para trasladar a los capturados por un atentado del que fue víctima. Así mismo, fueron capturados los patrulleros Johan Andrés Marentes Henao y Ángelo Enrique Galvis Cubillos, quienes se desempeñaban como policía judicial de la Sijín de Barranquilla. "Diferentes pruebas los vinculan como implicados en un falso allanamiento para secuestrar a un narcotraficante que le debía 6 mil millones de pesos a la organización", señaló el ente investigador. También fueron detenidos Elías Fernando Ramos Restan y Emil de Jesús Pérez Lenes, este último presunto jefe de sicarios; ambos recibían órdenes de alias Pichi desde la cárcel para cometer actos delictivos y sicariato. Igualmente, fue aprehendida Heidy Patricia Jiménez, hija biológica de alias Pichi, señalada como la encargada de manejar las finanzas de su padre. John Jairo Jiménez Atencio, alias Pichi, cabecilla principal del Bloque Héroes del Caribe del Clan del Golfo, que se encuentra recluido en la cárcel de Valledupar, y quien desde el centro de reclusión a través de las personas capturadas continuó ejerciendo el mando de la organización delincuencial, cuyos integrantes son imputados por los delitos de concierto para delinquir y homicidio.