Cinco presuntos miembros del Clan del Golfo en Bolívar fueron cobijados con detención en centro carcelario. En audiencia de control de garantías, la Fiscalía les imputó los delitos de concierto para delinquir agravado, extorsión agravada y financiación al terrorismo o grupos de delincuencia organizada. Los procesados fueron identificados como Ana Julia Benavides Vides, Eduardo José Zabaleta Yépes, alias Puya; Javier Francisco Yepes Ruíz; Pedro Manuel Acuña Solano, alias Peyo; y José Francisco Zabaleta Marquez, alias Guabino o Gavino. Según las investigaciones, esta estructura del Clan del Golfo estaría dedicada a intimidar y exigir dinero a pequeños comerciantes y ganaderos de los municipios de Tiquisio, Barranca de Loba, Achí, Montecristo y Norosí en Bolívar y Guaranda  en Sucre. Las evidencias pusieron al descubierto que los hoy procesados llevaban un registro de las utilidades que recibían las víctimas en sus negocios y habrían fijado cuotas. Por ejemplo, por canasta de cerveza que se vendía en un establecimiento pedían $3.000 a los tenderos, para permitir los recorridos de los mototaxis exigían $200.000 mensuales, los mineros eran extorsionados con pagar el 10% del valor del material extraído y los ganaderos debían cumplir con cuotas de $10.000 por cabeza de ganado que tenían en sus fincas. El CTI de la Fiscalía, con apoyo de la Armada Nacional y la Policía, capturó a estas cinco personas en diligencias de registro y allanamiento cumplidas en las veredas El Platanal y El Polvillo, en los corregimientos Coco y Caño Solis en Tiquisio (Bolívar).