Shadya Londoño Fernández es la reina del Carnaval de los niños y Samuel Martínez Alcázar rey momo infantil, quienes serán los encargados de la salvaguarda de las fiestas, porque son ellos los encargados de mantener en alto las tradiciones y la alegría del ser carnavalero para la fiesta de 2018.

Más conocido como Sammy Quillero, este niño de 11 años ha participado en el Carnaval de Barranquilla, prácticamente desde que era un bebé. Su principal cualidad es la habilidad para el canto y la interpretación de varios instrumentos musicales como el piano y el tambor, y uno de sus ritmos favoritos es el africano. Samuel fue secretario infantil de cultura de Barranquilla en 2016, fue Rey Momo de su colegio Royal School, donde cursa 4º de primaria, y desde hace cuatro años integra el proceso Voz Infantil – Hola Juventud, con el que coordina la sección del programa que se emite todos los sábados por la Voz de la Costa, denominada “Champeteando con Sammy DJ”. Al conocer de cerca la cultura del picó, popular en el barrio origen de su madre, Las Nieves, Sammy Quillero le pidió a sus padres, Paola Alcázar y Alberto Martínez, que le regalaran uno de estos aparatos musicales de Navidad. Ha sido su regalo más preciado, porque desde entonces Samuel es protagonista del Carnaval de los Niños con su picó. Shadya Londoño, pertenecer al proceso Voz Infantil - Hola Juventud y al Centro Artístico Mónica Lindo, le han permitido a Shadya Londoño Fernández desarrollar valores humanos y artísticos que le merecieron ser nombrada Reina del Carnaval de los Niños 2018. Shadya tiene 12 años, cursa 6º en la Escuela Normal Superior del Distrito de Barranquilla. Sus padres, Glennys Fernández y Charles Londoño, descubrieron sus habilidades para el baile cuando tenía solo tres años y se ponía a bailar en la sala de su casa. A los cuatro años desfiló por primera vez en la Batalla de Flores de la vía 40, haciendo parte de la Corporación Folclórica del Oriente, de Malambo. Ha hecho parte de las casas de cultura de Malambo y Sabanagrande. Desde el 2015 es bailarina de la academia de Mónica Lindo y participa en las coronaciones de los reyes del Carnaval de los Niños. En 2016 fue la reina de la comparsa Torito en Carnaval, y ese mismo año fue seleccionada para representar a Barranquilla y a Colombia en México, después de participar en Bogotá en el Simposio Los Niños de América Bailan. “Los niños somos el presente y el futuro del Carnaval, pero además somos los responsables de retomar nuestra tradición sin imitar a los adultos. Soy una niña alegre y mi deseo es llevar la alegría a todos los rincones de la ciudad, generando un carnaval inclusivo”, asegura la nueva soberana infantil.

En el año 2000 el primer Rey Momo del Carnaval de los Niños, Jeyson Payares, era sordo, y en 1993 por primera vez participó una comparsa de niños con capacidades diferentes, llamada Sueño Especial.

“La elección de estos niños y sus condiciones nos demuestran que es una prenda de garantía para lo que debe ser la fiesta más importante del país, como es el Carnaval de Barranquilla, en el sentido de que ahí es donde está la alegría que es la principal manifestación del ser del Caribe”, agregó el profesor Hernández.